BMW prepara la evolución del Mini

BMW confía en el Mini para abrirse un hueco importante entre los coches de carácter utilitario. A punto de sacar a la calle las primeras versiones (One y Cooper) del renovado icono pop, la firma germana ya barrunta cómo será su evolución.

BMW prepara la evolución del Mini
BMW prepara la evolución del Mini

"Nuestro bebé necesita hermanos y hermanas", dice Gert Hildebrand, diseñador jefe del nuevo Mini. Tan enternecedora declaración deja claro lo que es el Mini para BMW: la niña de sus ojos.
A los pechos de Hildebrand ha crecido un coche que está llamado a ser la exclusiva entrada de gama de la firma bávara. Después de convertirse en leyenda, el Mini afronta una segunda juventud y va camino del mito. Pero no correrá solo. Junto a las primeras versiones de corte clásico habrá formatos realmente innovadores.
Como el cliente potencial de este vehículo todavía no está muy claro, en BMW abren el abanico de posibilidades. Así, habrá más gente interesada en él.
Por ejemplo, si las versiones básicas se quedan cortas en potencia, se ha pensado en la fabricación de un Mini con un motor de 163 CV que estará listo a principios de 2002.
Después, si los problemas son de capacidad de carga o de versatilidad, se añadirán formatos como el pick-up, el cabriolet y el wagon.

El cabriolet, que competiría directamente con coches como el Peugeot 206 CC, se concebirá con rasgos identificadores muy propios. Así, se baraja la posibilidad de dotarle de estructura buggy. En principio, este formato es el que tiene más prisa en las mesas de dibujo de Munich.
En el caso del pick-up, se transformará el coche en un dos plazas aprovechando la parte trasera para caja de carga. Además, será un cuatro por cuatro.
Para el wagon se estudia un diseño de trasera alargada y portón posterior.

También trabajan los ingenieros en la incorporación de un sistema de navegación electrónica manufacturado por BMW. Este elemento obliga a modificar el estudiado interior del coche. De situarse en la zona central del cuadro de mandos, desplazará el cuentakilómetros a la parte superior de la columna de dirección, con lo que se variará notablemente la estética del habitáculo, muy respetuosa con el Mini de los sesenta. Sin embargo, parece que esta ubicación da problemas de lectura y no es definitiva.

Los mejores vídeos