Averías más comunes del coche en invierno: los precios que cuesta arreglarlas

El invierno puede traernos algunas averías a nuestro coche. Te contamos cuáles son las más comunes y cuánto cuesta arreglarlas.

Cuánto cuestan las averías más comunes en invierno
Cuánto cuestan las averías más comunes en invierno

Las temperaturas extremas siempre complican la vida a nuestros coches, ya sea por un exceso de calor o de frío. Como es lógico, el invierno también es una época complicada para aquellos vehículos de mayor edad, que pasan la noche en la calle o que tienen algún componente que debería ser cambiado.

Como te hemos dicho muchas veces, quizás el componente más importante que nosotros mismos podemos comprobar es el neumático. Que éste cuente con la presión adecuada y no esté desgastado en exceso es primordial para mantener la seguridad en situaciones de frío, lluvia, hielo y hasta nieve. Además, en las zonas más frías no es mala idea tener un segundo juego de invierno para aumentar la seguridad. No permanecer atentos a nuestras gomas puede desembocar en un accidente que, en el mejor de los casos, supondrá un contratiempo a nuestros planes.

Otros dos elementos que suelen sufrir mucho con el frío son la batería y los parabrisas. En el primer caso, la batería se deteriora con las temperaturas extremas, por lo que al menor síntoma de agotamiento deberíamos comprobar cuánta vida útil le queda. Ten en cuenta que, de media, cambiar una batería puede llegar a suponer un gasto superior a 200 euros según el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA). Pero mejor eso que quedarse tirado en mitad de unas vacaciones.

Un mal mantenimiento puede hacer que te quedes sub calefacción cuando más la necesitas
Un mal mantenimiento puede hacer que te quedes sub calefacción cuando más la necesitas

Y si la batería sufre con las temperaturas extremas, qué decir del parabrisas. Especialmente cuando no lo tratamos como debiéramos. En este artículo te dejamos unos consejos para quitar el hielo de forma segura. Ten en cuenta que una mañana helada deja nuestro cristal congelado y que echar agua caliente o dirigir el aire caliente del climatizador hacia el cristal puede hacer estallarlo si contaba con algún pequeño desperfecto previo.

Además, como estamos en invierno, no querrás quedarte sin calefacción. Cargar el sistema y limpiar los conductos apenas tiene un gasto de 150 euros que, sin duda, agradeceremos cuando circulemos por las zonas más frías.

En invierno, hay que tener cuidado

Al igual que está en nuestra mano mantener los neumáticos en buen estado, cuidar nuestro parabrisas y sustituir la batería antes de que nos deje tirados, en las averías mecánicas relacionadas con los líquidos y los conductos también tenemos gran influencia aunque sus efectos no sean visibles a nuestros ojos.

Ten en cuenta que los líquidos como el aceite, los que utiliza la dirección y el sistema de frenado estarán mucho más fríos de lo recomendable, por lo que es mejor calentar unos minutos el coche al ralentí y circular con precaución los primeros minutos. Si tenemos dudas, lo mejor es sustituir cualquiera de ellos, pues el coste es barato, unos 50 euros según CEA, y los beneficios son muchos.

Sin embargo, exigir al vehículo en los primeros compases de la marcha sin una correcta lubricación puede provocar importantes averías, con roturas en los manguitos y los conductos que fuercen un trabajo incorrecto del motor, con problemas que pueden suponer a nuestro bolsillo entre 1.000 y 1.500 euros de arreglo. En este mismo saco podemos meter el líquido refrigerante. Comprobar que esté en buen estado es esencial para que pueda funcionar a bajas temperaturas y evite sobrecalentamientos del motor que, en el peor de los casos, nos puede provocar averías de hasta 3.000 euros o, directamente, dejar el motor inservible. Su cambio, por el contrario, apenas nos supone 70 euros, según CEA.

Archivado en:

Conducir con hielo y nieve es peligroso si no atiendes a estos consejos.

Relacionado

Los mejores consejos para conducir con hielo y nieve en la carretera

Coche con lluvia

Relacionado

Frío y bajas temperaturas: lo que debes revisar en el coche