Atención: el cansancio mata

Dieciséis conductores a pleno sol, horas y horas conduciendo sin parar; casi hicimos surco al circuito de El Jarama mientras que nuestros reflejos eran estudiados al milímetro por los expertos del RACE y la revista Autopista. El reto: vencer al sueño. ¿Lo conseguimos? No: sin saberlo, habíamos estado varios minutos dormidos y nuestras reacciones al volante eran como si hubiéramos estado bebidos.

Seguramente estés contando las horas que quedan para el viernes. Justo después de salir del trabajo, correrás a cargar el vehículo para irte de veraneo. No serás el único: se da el pistoletazo de salida a la primera Operación Salida. Kilómetros, calor, atascos y muchas horas al volante te esperan... Y, además, tendrás un enemigo escondido dentro del coche: el cansancio. ¿Sabías que después de cuatro horas de conducción ininterrumpida podrías tener los mismos síntomas que si fueras borracho? Aunque no lo sepas, en ese tiempo podrías haber estado dormido más de seis minutos. El Real Automóvil Club de España (RACE) y la revista Autopista lo han comprobado.Hemos asistido a su macroexperimento en el circuito madrileño de El Jarama. Después de una jornada de trabajo, dieciséis conductores no profesionales, de entre 25 y 47 años, a bordo de diferentes modelos Ford, simulan cómo sería su salida de vacaciones. Se los divide en dos grupos: ideales y experimentales. Los primeros han descansado antes del viaje e irán parando a lo largo del día. Los segundos salen a la carrera, tienen prisa por llegar a su destino y no quieren perder ni un minuto.
Ver v?osVer Vídeos
El conductor ideal
El conductor experimental
Ha dormido al menos 7 horas la noche anterior.
Lleva a cabo su jornada laboral como un viernes cualquiera, pero descansa unos 20 minutos antes de ponerse de viaje.
Come algo ligero (ensalada, carne o pescado a la plancha, fruta...)
No ha dormido más de 7 horas la noche anterior.
Lleva a cabo su jornada laboral como un viernes cualquiera, pero tiene que ir a casa, cargar la maleta y salir de viaje. No descansa.
Come rápidamente un bocadillo y un refresco.
Antes de ponerse al volante, se realiza a todos los conductores un test y diversas pruebas psicológicas para conocer su cansancio físico y mental. Se rueda sin parar dos horas y se vuelven a repetir los reconocimientos. Por segunda vez, estamos dos horas en marcha y nos sometemos de nuevo a las pruebas. Al final, media hora de conducción y terminamos con las mismas pruebas psicológicas que al principio. Así pues, los conductores fueron sometidos en total a cuatro fases de tests y pruebas y a un rodaje por el circuito de cuatro horas y media. Tenemos que indicar que ruedan todo el rato por circuito. Los expertos del RACE nos aseguran que una hora de conducción en pista equivale a hora y media en carretera abierta; estarás mucho más cansado, ya que, en una sola vuelta, un conductor convencional debe realizar una veintena de cambios de marcha y una decena de actuaciones con el freno. Al final, los conductores recorrieron una media de 360 kilómetros y dieron unas 90 vueltas al circuito de El Jarama. Se subía a los coches por primera vez a las 19.18 horas y terminaron a las 01.42 horas. Entre medias, se hizo de noche (tuvieron parte de conducción nocturna), llovió (tormentas que van y vienen durante tres cuartos de hora) y fue cayendo la temperatura: al final, hay 20 grados menos que al inicio de la prueba (de 34 a 14). No se rodará igual. El primer grupo, los “ideales", hará las paradas que recomiendan los especialistas para minimizar la fatiga. A las dos horas conduciendo (eran las 21.19 horas), se detienen: llevan una media de 145 kilómetros, más de 37 vueltas. Pasean diez minutos y hacen ejercicios. Toman un refrigerio y se somenten a los tests psicotécnicos. Vuelven a ponerse al volante a las 22.36 horas (han descansado una hora y diecisiete minutos). Los conductores “ideales" vuelven a parar a las 00.04 horas. Ya llevan 285 kilómetros y más de 74 vueltas. Realizan los mismos ejercicios y se incorporan a la pista a las 00.43 minutos. Terminarán de rodar a las 01.23 horas: de media, han realizado 331,75 kilómetros y han dado 86,16 vueltas al circuito. 20.50 horas. Se realiza una prueba con pistola radar para comprobar si se hace caso de la señalización. Se desvía a cuatro coches aleatoriamente a boxes. Allí se ha simulado una zona de obras con limitación de velocidad a 20 km/h. La señal es visible a 75 metros; sin embargo, se registran velocidades de 58 km/h, 71 km/h, 43 km/h y 29 km/h. Sólo el último coche hizo caso a la señal. A los “experimentales" se lo pondrán más duro. No paran hasta las 22.03 horas, después de 158,75 kilómetros y 41,23 vueltas. Apenas descansan veinte minutos (el tiempo justo de realizar las pruebas psicotécnicas, ir al servicio y coger algo de bebida).
Ya no pararán hasta las 00.46 horas (con 326 kilómetros y 84 vueltas encima). La parada es de 23 minutos. Cuando por fin aparcan los coches, han conducido una media de 369,53 kilómeros, hasta dar 95,98 vueltas a El Jarama. 23.45 horas. Los pilotos del RACE dan una vuelta al circuito para comprobar las veces que se cambia de velocidad, las veces que se acciona el freno, el número de curvas afrontadas... Se han hecho grupos de cinco o seis coches que mantienen una distancia de seguridad muy conservadora: eligen rodar en caravana.
También se ha notado una circunstancia que puede resultar muy peligrosa: cuanto más cansados van, más disminuyen la velocidad. Cuéntanos tus experiencias con el cansancio y dinos qué haces para combatirlo. Participa en nuestros foros .
Los mejores vídeos