Publicidad

Volvo busca cambiar su negocio: los servicios al consumidor, una de sus estrategias

El presidente de Volvo, en un comunicado, anuncia nuevas ambiciones financieras y de negocio, para ser “proveedor de servicios directos al consumidor”.
Miguel García-Puente -
Volvo busca cambiar su negocio: los servicios al consumidor, una de sus estrategias
Volvo busca cambiar su negocio: los servicios al consumidor, una de sus estrategias

Desde el nacimiento del Volvo XC40, el presidente de Volvo Cars, Hakan Samuelsson ya había dado muestras de que tenían intenciones de agitar el mercado del automóvil o, por lo menos, transformar aún más Volvo. En lugar de hablar de precios, apenas desveladas las formas del coche, lo primero que se daba a conocer era el precio de la suscripción mensual para disponer de un XC40. En su último comunicado, Samuelsson cuantifica que en la próxima década la mitad de sus coches llegarán a sus clientes como un servicio de suscripción.

Volvo espera ir mucho más allá, al hilo del cambio social. Espera que su base de clientes cambie rápidamente, de la misma manera que sus expectativas, y “eso significa que Volvo Cars cambiará rápidamente: de una marca de puramente de coches a un proveedor de servicios directos al consumidor”. Lo cuantifica en 5 millones de relaciones directas con los clientes hacia 2025, con lo que conseguirían nuevos flujos recurrentes de ingresos. Sin mencionar ninguno en concreto, estas relaciones “darán mayor potencial para desarrollar servicios conectado y otros para los clientes”. Hay que recordar que sus socios de Lynk&Co presentaron su coche -basado en plataformas de Volvo- como un verdadero móvil con ruedas.

Mayor gama en Volvo y más acuerdos

Si la década pasada sirvió “para transformar Volvo en una marca “Premium” global, en la próxima esperan conseguir con los ingresos “tradicionales” de los coches, beneficios equivalentes al resto de los fabricantes “Premium” de automóviles. Para ello van a aumentar la gama de modelos, incluyendo productos para ese nuevo mercado que serán los vehículos autónomos para empresas VTC. También aspiran a mejorar su situación económica en el futuro con sinergias industriales. Entre ellas, ya están Polestar –su marca para electrificados de alta prestación- y Link&Co -de la que Volvo posee el 30 por ciento del accionariado-, que servirá para bajar costes en suministro, en desarrollo y gracias a las economías de escala.

Volvo ya había declarado que en el futuro todos sus coches serían electrificados. Durante la próxima década la mitad de sus ventas vendrán de eléctricos puros. Resulta muy relevante la cifra comunicada de que esperan que el 30 por ciento de los coches de Volvo vendidos en la próxima década dispongan de conducción autónoma.

También te podría interesar:

Volvo XC40: las seis claves de un SUV de récord

Volvo XC40: motor de 3 cilindros y versión híbrida enchufable para el SUV

Los planes de Polestar: cuatro coches y SUV nuevos hasta 2020