Viajar en coche: cómo influyen las emociones al volante

Antes de iniciar un viaje en coche, no sólo debemos revisarlo, también debemos saber cómo estamos de ánimo. Atento a cómo pueden influir las emociones al volante.
Sylvia Longás.

Twitter: @SylviaLongas -

Viajar en coche: cómo influyen las emociones al volante
Viajar en coche: cómo influyen las emociones al volante

Las prisas, el estrés, el cansancio que acumulamos a lo largo del año debemos dejarlos aparcados durante cada uno de los trayectos en coche que hagamos. Y ahora, en nuestro viaje de vacaciones, el más largo que solemos hacer, además de poner a punto nuestro coche debemos autoanalizarnos y preguntarnos si nos encontramos en las mejores condiciones para conducir. Hacernos preguntas como, ¿me encuentro bien?, ¿he descansado lo suficiente? o ¿estoy tranquilo?, nos ayudarán a conocer si estamos en buen estado físico y sobre todo emocional para salir de viaje con el coche, según apunta la doctora Marisa Navarro, autora del libro "La medicina emocional".

Tal y como apunta la doctora Navarro, conducir es una actividad que despierta muchos y diferentes sentimientos. Normalmente provoca emociones positivas, ya que conducir nos hace sentir satisfechos y capaces e incluso alimenta nuestro ego, explica. Por ello muchos conductores confiesan que conducir les relaja y hasta les pone de buen humor. Esta sensación es un arma de doble filo, asegura Marisa Navarro, porque en ocasiones, sobre todo cuando no nos encontramos bien emocionalmente, la conducción se convierte en un acto que utilizamos para desahogarnos, con el que expresamos nuestro estado de ánimo. Así podemos llegar a dejar salir nuestros impulsos sin control, tomar una actitud agresiva e incluso insultar, con la confianza que nos provoca el estar al mando de un volante.

Viajar en coche: ¿eres capaz de detectar tu estado emocional?

Ira: enfadado en el coche

Si estás enfadado o alterado, mejor relájate antes de conducir, porque si hay una emoción especialmente peligrosa a la hora de conducir es la ira. La ira te puede llevar a tener conductas peligrosas al volante, al potenciar la agresividad, enemiga número uno de la seguridad vial.

Ansiedad: cuando viajas con estrés

Cierto nivel de estrés o ansiedad puede hacer que estemos más atentos en la conducción y podamos reaccionar ante un imprevisto. Por el contrario un nivel alto nos bloquea para realizar muchas actividades, entre ellas conducir bien. Practicar algunas técnicas de relajación, por ejemplo mediante la respiración, dan muy buen resultado contra la ansiedad. Olvídate de tomar ansiolíticos si vas a conducir.

Miedo: te puede paralizar al volante

El miedo al volante nos hace en ocasiones ser más prudentes. Se despierta en nosotros un cierto temor responsable y protector, algo que puede ser muy positivo para la conducción, sobre todo cuando vamos a realizar largos trayectos o antes de salir de vacaciones. Pero si lo que sentimos es mucho temor y miedo, este fuerte sentimiento podría paralizarnos y hacer nuestra conducción más peligrosa. Si ese es tu caso, es mejor que no cojas el coche por tu seguridad y la de los que van contigo.

Tristeza: con el ánimo bajo

Conducir en un estado de ánimo bajo puede ser peligroso, porque normalmente nuestra mente se centra en lo que nos preocupa y entristece, y dejamos desatendida a la carretera. Ponerse al mando de un coche requiere de nuestros cinco sentidos, por ello nunca salgas con el coche de viaje si tu mente no está totalmente centrada.

Empatía: amables con el resto de los conductores

La empatía es la emoción más básica que debemos tener nada más sentarnos al volante del coche. Cuanto más amables somos, más positivos y más empáticos, mejores conductores. Cuando nos preocupamos por las emociones de los demás, y por su seguridad y bienestar, nos convertimos en conductores más seguros y fiables.

Optimismo: conducir con energía positiva

Ser optimistas nos hace más tolerantes, amables, colaboradores, considerados y empáticos. Tenemos más energía y la proyectamos en una manera de conducir más segura. Por el contrario las personas más competitivas o intolerantes, pesimistas, poco colaboradoras, perfeccionistas, impacientes, etc. suelen tener más accidentes de tráfico y además son sancionadas con mayor frecuencia.

También te puede interesar

Gimnasia en el coche. 10 ejercicios para hacer en tu viaje de vacaciones

Llega el verano. Consejos para una conducción segura en vacaciones

Diez puntos a revisar para mantener el coche bien en verano

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...