Todas las claves que explican por qué el examen de conducir será más caro y difícil

La nueva reforma que entrará en vigor el 1 de julio hará que sacarse el carné de conducir sea más caro y difícil que hasta ahora.
Todas las claves que explican por qué el examen de conducir será más caro y difícil
Todas las claves que explican por qué el examen de conducir será más caro y difícil

La DGT está ultimando la llegada de las nuevas pruebas para sacarse el examen de conducir. Con el nuevo examen, que se espera que entre en vigor el próximo mes de julio, los conductores tendrán que enfrentarse a un incremento en el precio y en la dificultad del mismo.

En primer lugar, las tasas del examen se encarecerán pero también habrá que cumplir una serie de obligaciones que hará que los nuevos conductores tengan que invertir más dinero en el carné de conducir.

Publicidad

Cambios en el examen teórico

Hasta ahora, quien se presenta al examen teórico puede obviar todas las clases en la autoescuela y memorizar los conocimientos haciendo innumerables test en su casa. Sin embargo, con el cambio previsto, los alumnos tendrán que demostrar que han realizado, al menos, 8 horas de formación, algo que sucede en 25 países europeos, según la DGT.

En cuanto a los cambios en el contenido, las nuevas preguntas se centrarán en mayor medida en las distracciones al volante y la seguridad de los colectivos vulnerables. Además, se prevé que también se amplíen los conocimientos sobre exceso de velocidad, consumo de alcohol y/o drogas y la recuperación de puntos del carné.

Además, a lo anterior hay que añadir que en este nuevo examen se incluirán nuevos preguntas con contenido multimedia y una reducción en los fallos permitidos, que pasarán del 20 al 10 por ciento.

Cambios en el examen práctico

En lo referido al examen práctico, el carné también se encarece. Para empezar, se acabó lo del familiar que enseña de manera irregular al nuevo conductor y se presenta en el examen sin pisar el coche de la autoescuela. Ahora, los alumnos deberán dar, al menos, cinco clases prácticas.

Publicidad

Además, el “castigo” por suspender el examen se endurece. En el caso de una primera prueba fallida, el conductor tendrá que esperar, al menos, 15 días para volver a presentarse. Si suspende de nuevo, la espera se alargará a 30 días y, por último, si sigue fallando tendrá que guardar 20 días entre prueba y prueba. El objetivo es que, en esos tiempos de espera, el conductor refuerce los conocimientos con más clases prácticas.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

Cuéntanos tu experiencia con la marca de tu coche actual y participa ya en el sorteo ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Si eres propietario de un vehículo clásico, y quieres pasar un día de ruta inolvidabl...

El Lexus UX 250h apuesta por un diseño exterior distintivo, una brillante puesta en e...