Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto cuesta, cuánto pagamos y sus impuestos

El desglose del precio de la gasolina demuestra que más del 50 por ciento de lo que pagamos por cada litro son impuestos. Te contamos cómo se reparten y cuánto pagas realmente por el combustible.
Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto cuesta, cuánto pagamos y sus impuestos
Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

Desde hace algunos meses venimos hablando sobre una posible subida del precio de los carburantes. De hecho, hace tan solo unos días, Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente, ya avisó de que habrá que repensar la financiación de los mismos, ya que Europa está presionando para subirlos y asemejarlos a otros países de nuestro entorno, donde rellenar el depósito es aún más caro.

A este comentario hay que sumar las propuestas del Gobierno sobre una llamada “fiscalidad verde, en la que se dejaba entrever un posible aumento del precio del Diesel hasta asemejarlo a la gasolina, retirando algunas de las subvenciones que actualmente tiene este combustible.

Publicidad

Estas afirmaciones han levantado la curiosidad de muchos compradores y desde Picodi, web especializada en adquirir productos con descuentos, han hecho una simulación de compra de un litro de gasolina para que el cliente sepa cuánto paga de impuestos por cada llenado de depósito y cuánto paga realmente por el combustible.

Desde la página han cogido como base un litro de gasolina al precio de 1,243 euros. Con la simulación, podemos ver que más del 50 por ciento del precio de este combustible corresponde a impuestos.

Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

A la refinería sólo llega poco más del 30 por ciento del precio de la gasolina que consumimos

El precio de la gasolina, de la refinería a tu coche

El primer paso que hay que dar para que la gasolina llegue hasta el tanque de tu coche es su transporte desde una refinería hasta la gasolinera. Aquí se fija la primera parte del precio del combustible.

Si cogemos los 1,243 euros por litro de combustible como base, podemos ver que el precio que la refinería ha cobrado a la estación de servicio es de 0,453 euros. Es decir, el 34,6 por ciento del dinero final que pagamos por el combustible está destinado a la refinería que provee de gasolina a las estaciones de servicio. Un dinero con el que se paga el coste de refinar el combustible y su transporte, con los gastos de personal que ello implica y los impuestos a los que están sometidos dichas empresas. No nos olvidemos de los seguros, siempre más caros cuando se transportan mercancías peligrosas, y del margen de beneficios que tiene que conseguir la empresa.

¿Por qué de 0,453 euros el litro pasa a costarnos 1,243 €?

¿Pero cómo pasa un litro de gasolina de valer 0,453 euros a 1,243 euros? Para dar respuesta a esta pregunta, podríamos pensar que las estaciones de servicio se quedan con la mayor parte del dinero y son las que realmente hacen negocio, pero nada más lejos de la realidad.

En Picodi han calculado que el margen de beneficios de una estación de servicio está en un 6 por ciento. Es decir, por cada litro de combustible, apenas 0,08 euros van a parar al punto de venta donde se nos dispensa la gasolina, dinero que tiene que ser suficiente para pagar a los empleados y sacar un beneficio a final de mes.

Publicidad

Entra el Impuesto de Hidrocarburos...

El resto, como vemos a continuación, son impuestos. Y es que el 42 por ciento del precio final del combustible hace referencia al Impuesto de Hidrocarburos. Este impuesto está diseñado como un impuesto indirecto que penaliza el consumo. Es decir, sólo lo pagaremos si consumimos dicho producto. En el caso de la gasolina se pagan 402,92 euros por cada 1.000 litros de combustible, por lo que por cada litro de combustible pagamos más de 40 céntimos bajo este tipo de impuesto. El impuesto está formado por tres tramos: Impuesto Estatal General, Impuesto Estatal Especial y Tramo Autonómico, que te explicamos a continuación.

Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

Así se reparten los impuestos por cada litro de gasolina

Hay que tener en cuenta que este impuesto ha subido recientemente en algunas Comunidades Autónomas, ya que como te explicamos en este artículo, el Gobierno aplicó una subida que ya tenía prevista el Ejecutivo de Mariano Rajoy desde tiempo atrás, igualar el céntimo sanitario a su tramo más alto. Esta partida dentro del Impuesto sobre Hidrocarburos es conocida como Tramo Autonómico.

Hasta ahora, cada Comunidad Autónoma contaba con la posibilidad de cobrar un dinero variable a los consumidores bajo el llamado céntimo sanitario, que en muchos lugares estaba muy lejos de ser un céntimo. De esta manera, las regiones que aplicaban el tramo más pequeño de este tipo impositivo (o incluso no lo contemplaban) han sido los que han recibido una mayor subida, en ocasiones asumida por las estaciones de servicio, al menos en parte.

Así, en País Vasco, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Navarra vieron subir el precio en 4,8 céntimos por litro, Madrid en 3,1 céntimos por litro, Aragón en 2,4 céntimos por litro, Extremadura en 1 céntimo por litro y Asturias en 0,8 céntimos por litro. El resto de Comunidades Autónomas ya pagaban, por tanto, el tramo más alto del impuesto.

Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

Ccuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten por cada litro de combustible

... y el IVA

A todo lo anterior hay que sumar el IVA, que con un 21 por ciento grava el precio final del precio del carburante. No hay que perder de vista que este IVA del 21 por ciento hace referencia a los artículos de lujo, aquellos que no se consideran de primera necesidad y que, al igual que el Impuesto de Hidrocarburos, se trata de un tipo impositivo indirecto que en el que sólo se paga por el consumo.

A estas alturas, y después de sumar el precio pagado a la refinería, el Impuesto de Hidrocarburos y el margen de beneficios de la estación de servicio, el precio del combustible se sitúa alrededor de 1 euro por cada litro, que, al aplicarle el IVA, se convierte en los 1,243 euros/litro que se tomaron como base.

Y los coches eléctricos no están exentos de los impuestos

Sí es verdad que los coches eléctricos cuentan con importantes ayudas a la compra pero a la hora de recargarlos tampoco se libran de los impuestos. En este artículo en el que te contamos 10 motivos por los que pasarte a los eléctricos, ya te anunciamos que la ayuda gubernamental es de unos 5.000 euros y que a esta hay que sumar otros 1.000 euros de ayuda, mínimo, que la marca tiene la obligación de ofrecer.

Sin embargo, a la hora de recargar nuestro vehículo, tenemos que tener en cuenta que la cifra de dinero que suma la factura total de la luz está construida a base de impuestos.

El economista Santiago Niño Becerra ha desglosado en su blog personal todas las partidas que pagamos cada vez que pasa por nuestra cuenta bancaria un recibo de la luz. En este repaso comprobamos que la gasolina está lejos de estar gravada con tantos impuestos como la luz, en el que las partidas son más pequeñas pero son muchas más.

Toda la verdad sobre el precio de la gasolina: cuánto pagamos en impuestos y cómo se reparten

Gasolina o eléctrico, pagaremos un buen número de impuestos por la energía de nuestro coche

Niño Becerra ha mostrado que del 100 por ciento que se paga por la luz, apenas 1 de cada 3 euros se corresponden realmente con la energía y su gestión. El 14,22 por ciento de lo que pagamos hace referencia directa a la energía, el 3,86 por ciento por el transporte y el 12,41 por ciento por la distribución de la misma.

A partir de aquí, tenemos que sumar tres grandes apoyos. A las renovables de las grandes eléctricas (8,18 por ciento), a las renovables independientes (9 por ciento) y el apoyo a cogeneración y residuos (5,59 por ciento). No hay que olvidar la subvención a la industria (1,66 por ciento) y la financiación al bono social (0,51 por ciento). Además, otras dos partidas llevan el nombre de Coste financiero, que con 2,17 euros hace referencia a los costes derivados de las subastas realizadas para fijar los precios, y otra denominada Regulador, con un 0,05 por ciento.

Publicidad

A todo lo anterior hay que sumar el resto de pagos a las grandes eléctricas, con una partida que llega a sumar un 19,68 por ciento del precio total pagado y en el que se recoge la cuota de déficit de ejercicios anteriores, la pérdida de energía durante el transporte, las restricciones de garantía de suministros, el pago por capacidad, el sobrecoste de los desvíos de ajuste, el pago de márgenes de la comercialización y la aportación al coste insular del régimen ordinario.

¿Y todo esto te parece mucho? Pues aún hay una partida denominada, explícitamente, Impuestos, que representa el 22,67 por ciento de lo que pagamos actualmente por la luz. Es decir, de manera más o menos explícita, alrededor del 70 por ciento del dinero que pagamos por la luz son impuestos.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...