De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 2)

Ronda fue el primero y Tarraco será el último en llegar. Estos han sido todos los nombres en los que Seat ha utilizado nombres de ciudades españolas.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 2)
De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 2)

Retomamos la historia de todas las ciudades que Seat ha utilizado para nombrar sus modelos con una segunda, y última, entrega que nos llevará de punta a punta de la geografía española. De Córdoba a Tarragona, aquí los tienes todos:

Publicidad

Seat Córdoba

Seat Córdoba, representante de la clase media

Un producto con buena relación calidad precio, un escalón por debajo de lo que hoy consideraríamos Premium y un escalón por encima de los que serían sus rivales por naturaleza. Tanto es así que el Seat Córdoba obligó a elevar la calidad del Toledo para mantenerlo como el producto tope de gama de la empresa. Pese a ello, el nuevo inquilino irrumpió con tanta fuerza que en algunos aspectos, como el maletero, superaba a su hermano mayor.

Y pronto se demostró que Seat acertó de pleno con el Córdoba, ya que aunaba un mayor espacio que el Ibiza, un precio más contenido que el Toledo y, al tiempo, ofrecía versiones deportivas que superaban los 130 CV. Con el tiempo llegó un nuevo acabado con dos puertas que nos hizo soñar que conducíamos la misma unidad que competía en el WRC y que, al igual que el Ibiza KitCar (al que sustituyó) hizo un buen papel en los rallyes de tierra.

Seat Arosa

Seat Arosa, para los que no tienen espacio

Lo que ahora conocemos como Seat Mii, a mediados de los años 90 se llamó Seat Arosa. Con el Volkswagen Lupo como vehículo hermano, el Seat Arosa se estableció como un gran coche para quienes querían algo pequeño y ahorrador para moverse por la ciudad.

Como curiosidad, hasta entonces Seat venía presentando sus modelos en las ciudades cuyos nombres tomaban prestados sus modelos. Sin embargo, poco antes de que el Seat Arosa se presentara en la ciudad gallega, un grupo nacionalista de Galicia avisó que boicotearía la presentación si el coche no se llamaba Arousa. El resultado fue un cambio en la localización de la presentación, el Arosa se mostró a la prensa en Lanzarote y el característico amarillo que todos relacionamos con el pequeño de Seat tuvo que ser cambiado por un verde que se combinaba mejor con el paisaje canario.  

Seat León

Seat León, exitoso desde sus inicios

Superada la mayoría de edad, el Seat León sigue siendo todo un éxito de ventas desde que se lanzara su primera generación en un lejano octubre de 1999. Su ascenso ha sido meteórico dentro de la marca. Tanto que pese a haber nacido como una versión hatchback del Toledo (en un principio sólo se comercializaba con cinco puertas), pronto eclipsó a la berlina.

Todos tenemos en la memoria aquella primera generación que se extendió sin freno entre los más jóvenes, con un éxito rotundo, especialmente, de las versiones más deportivas FR y Cupra. Y en concreto de la opción Diesel, de consumos contenidos pero una puesta a punto muy deportiva.

A partir de aquí, la historia ya la conocemos, en la segunda se intentó implantar una estética aún más deportiva y en la tercera se ha cambiado radicalmente hacia un vehículo más sobrio, pero también más elegante. Pese a todo, en cuanto a mi opinión personal, el modelo más bonito y atemporal seguirá siendo el de aquella primera generación que ayudó a Seat a dar un nuevo salto adelante.

Seat Altea

Seat Altea, el último antes de la nueva hornada

En una época en la que los SUV se están imponiendo como coche familiar y, en algunos casos, llegan a fusionarse con los monovolúmenes clásicos, estos últimos comienzan a ser una rara avis. Un motivo más para que entendamos el buen hacer del Seat Altea (que toma el nombre de la ciudad costera ubicada en la provincia de Alicante), uno de los referentes del segmento en lo que a aprovechamiento de espacio se refiere y que nos conquistó con aquel anuncio en el que los animales de peluche de un niño llenaban el maletero antes de salir de viaje. No pasa nada, moviendo un poco la banqueta hay sitio para todos.

En la memoria también se guardará de manera imperecedera las versiones FR del monovolumen, una opción que pretendía conquistar al que la paternidad no volvía conservador y aburrido. Estéticamente más atrevido, el Seat Altea más deportivo llevaba retrovisores grises, una parrilla con nido de abeja y una imagen más musculada. Bajo el capó, un bloque Diesel de 2,0 litros y 170 CV muy efectivo si tenemos en cuenta que se buscaba cierta deportividad en un monovolumen.

Seat Ateca

Publicidad

Seat Ateca, abriendo camino

Primer SUV de la marca, una nueva etapa. Con el mercado inundado de SUV y con todas las marcas con varios modelos ofertados, era cuestión de tiempo que Seat hiciera lo propio. Así llegó el Ateca (municipio de la provincia de Zaragoza), que, utilizando la plataforma del León, evolucionaba algunas de las líneas ya vistas en otros modelos de la marca, como los faros o unos ángulos más agresivos.

Desde el primer momento el Ateca se ha convertido en un éxito de ventas. Los pedidos no tardaron en acumularse en los concesionarios y Seat parece haber acertado de lleno con un SUV que eleva la posición de la conducción, pero también aporta aplomo, habitabilidad y espacio de carga suficiente para viajar sin apuros. 

Seat Arona

Seat Arona, paso lógico

Y, como era de esperar, poco después del Ateca llegó el Arona (denominación adoptada del municipio ubicado en la isla de Tenerife). A día de hoy la mayoría de las marcas tienen cubierto todos los tamaños y segmentos con SUV. Así, si el Ateca apareció para llenar el hueco de los SUV compactos, el movimiento para fabricar un SUV urbano sólo era cuestión de tiempo.

Tomando el Seat Ibiza como base, la filosofía del Arona es clara, conseguir un vehículo polivalente y con un interior muy aprovechable pero de dimensiones contenidas para no perder eficacia en ciudad. Todo ello acompañado de una imagen más desenfadada y con un amplio catálogo de personalizaciones.

Seat Tarraco

Publicidad

Seat Tarraco, cerrando el círculo

La situación política catalana alargó la espera más de lo debido pero, por fin, sabemos el nombre del SUV de Seat de siete plazas. El nuevo vehículo de gran tamaño acabó siendo bautizado como Tarraco, la versión latina de Tarragona, ciudad con la que la marca asegura sentirse identificada por su cultura, espíritu joven, historia y arquitectura.

De momento, tendremos que esperar hasta finales de año para conocer la imagen final del nuevo SUV, así como su comportamiento, ya que no se le espera en los concesionarios hasta 2019. En cuanto a cualidades, de momento promete una imagen acorde a la ya vista en los Arona y Ateca, con rasgos agresivos y sensación de robustez, acompañado de la habitabilidad necesaria para que puedan viajar siete pasajeros en su interior.

Termina, así, nuestro repaso a los nombres españoles de Seat, a los que deseamos una larga vida en los años venideros.

También te puede interesar:

De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 1)

Seat Tarraco: ni el primer Seat con ese nombre, ni el primer coche de Tarragona

Un motor de España, Seat Martorell, cumple 25 años: su historia, en VÍDEO

Coche del Año en Europa 2018: opiniones y claves del finalista Seat Ibiza

Publicidad