Robosaurus, el robot dinosaurio que desguaza coches (vídeo)

30 toneladas y 12 metros de altura y un espíritu puramente americano. Se llama Robosaurus y es capaz de devorar un coche en un abrir y cerrar de ojos.
Autopista. Twitter @Autopista_es -
Robosaurus, el robot dinosaurio que desguaza coches (vídeo)
Robosaurus, el robot dinosaurio que desguaza coches (vídeo)

Robosaurus no es nuevo, ya ha hecho otras apariciones en el pasado. La próxima será los días 10 y 11 de junio en el circuito Texas Motor Speedway para amenizar las series de la NASCAR y de la IndyCar que se celebran allí ese fin de semana. Entre carrera y carrera, el público puede ser testigo de cómo las mandíbulas de Robosaurus hacen papilla todo coche que se le ponga por delante.

Es especialmente llamativo cómo se controla este dinosaurio mecánico gigante: en su cráneo hay una cabina con dos brazaletes, uno para cada brazo del valiente que se atreva a pilotarlo. Los brazos del dinosaurio reproducen todos los movimientos de los del piloto. La apertura y cierre de las mandíbulas se controlan con los dedos. Y los pies son los encargados de indicar a la bestia hacia dónde tiene que moverse mediante dos pedales.

Robosaurus fue vendido en una subasta por 575.000 dólares (unos 515.000 euros) en 2008. Puede levantar hasta 2.000 kg y sus mandíbulas tienen una fuerza de casi 13 toneladas.

En este vídeo puedes ver cómo se las gastaba Robosaurus en un evento en 2010. Que lo disfrutes.

También te puede interesar

Esculturas gigantes de Transformers hechas con chatarra de coches (vídeo)

Los coches de Jurassic World, estrellas en un mundo de dinosaurios

Vídeo: Obama juega al fútbol con Asimo, el robot de Honda

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...