¿Por qué los coches Diesel siguen interesando a la mayoría de conductores?

La balanza entre la venta de coches de gasolina y de gasóleo está cambiando. A pesar de la persecución al Diesel, muchos conductores siguen confiando en esta tecnología. ¿Por qué?
Autopista.es -
¿Por qué los coches Diesel siguen interesando a la mayoría de conductores?
¿Por qué los coches Diesel siguen interesando a la mayoría de conductores?

De unos años a esta parte, lo que antes era una “mayoría absoluta” de venta de coches nuevos con mecánica Diesel es ya una mera anécdota. Está claro que el mensaje que se intenta lanzar desde la parte gobernante de la sociedad, de que el Diesel es malo y contaminante, ha calado, sin que quede claro para muchas de las personas de la calle qué contamina más. Así lo fleja el último estudio de Clicars.com del que hablamos esta semana en Autopista.es.

Publicidad

Entonces, a pesar de todos estos mensajes incriminatorios, de subidas del precio del Diesel y de las continuas restricciones y limitaciones a los vehículos de gasóleo, ¿por qué los conductores siguen apostando por ellos?

Para los conductores que recorren una gran cantidad de kilómetros al año, no cabe duda que el Diesel es el combustible a elegir. Los consumos son claramente más bajos y los precios del litro en las gasolineras es inferior a la gasolina. Esto puede encajar, por ejemplo, para todo aquel que utilice el coche para trabajar en desplazamientos medios y largos, aunque es cierto que para todo aquel que haga un uso meramente urbano, la gasolina (por no decir los híbridos o eléctricos) es la mejor opción.

Hemos oído a muchos políticos decir que el Diesel es más contaminante. Y si nos referimos a los vehículos Diesel viejos, están en lo cierto, pero no en los ****coches actuales. Las últimas normativas en materia de emisiones han puesto a prueba a los fabricantes para lograr reducir los índices de óxidos de nitrógeno (NOx) y de partículas, algo que se ha conseguido en gran medida gracias a la introducción de los filtros, los catalizadores SCR y la inyección del aditivo especial AdBlue.

Tal es así, que se puede afirmar con rotundidad que la diferencia entre lo que contamina un coche Diesel moderno y uno de gasolina es mínima, contando además que estos últimos emiten, principalmente, gases de dióxido de carbono (CO2), los culpables del “efecto invernadero” y que afecta en el que todos conocemos como cambio climático. Además, en el caso de algunos de estos Diesel modernos, están ya pensados para superar futuras normativas, por lo que se puede afirmar, sin temor a equivocarnos y aunque las cifras de ventas estén en su contra, que el Diesel todavía tiene mucho futuro.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...