¿Qué es la norma RDE? Así es la prueba en conducción real para homologar coches nuevos

A partir del 1 de septiembre entrará en vigor, para todos los vehículos de nueva matriculación, un nuevo método de medición de emisiones en carretera, el RDE. Os damos las claves.
Adrián Lois
¿Qué es la norma RDE? Así es la prueba en conducción real para homologar coches nuevos
¿Qué es la norma RDE? Así es la prueba en conducción real para homologar coches nuevos

Al igual que sucedió el año pasado por estas fechas, el sector automovilístico está a punto de sufrir un punto de inflexión el próximo día 1 de septiembre. Si en 2018 hablábamos de la llegada del nuevo procedimiento de homologación WLTP, en este 2019 llega el nuevo RDE, un sistema de medición de emisiones en carretera abierta que se complementará con el ciclo WLTC que se produce en laboratorio.

Publicidad

¿El resultado de todo ello? Cifras de consumo y emisiones más realistas a la hora de adquirir un vehículo nuevo, y un control más exhaustivo a las marcas de las emisiones contaminantes de sus coches, en el caso del nuevo RDE (“Real Driving Emissions”, en sus siglas en inglés). Este último obligará a que todos los coches de las marcas pasen por un examen en carretera abierta, que determinará si cumplen con el límite establecido por la normativa Euro 6d TEMP EVAP en lo que a emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas se refiere.

¿Qué es la norma RDE? Así es la prueba en conducción real para homologar coches nuevos

Pruebas RDE: ¿en qué consisten?

Este nuevo test de emisiones en conducción real consiste en una combinación de pruebas en un recorrido específico durante un tiempo determinado. Los coches se probarán en vías urbanas, interurbanas, autopistas… y en diferentes condiciones de altitud, temperatura, carga del vehículo, etc. De esta forma, las marcas tendrán que respetar un límite de 80 mg/km de NOx, con un “coeficiente de permisividad” de 2,1 (lo que se pueden exceder), y de 1,5 en el caso de las partículas.

Además, hay que sumar dos factores importantes: el primero, que se podrán realizar exámenes de emisiones a los coches a lo largo de su vida útil, lo que obligará a los fabricantes a apostar por lo bajo en sus niveles de NOx para que no se excedan al cabo de, por ejemplo, 4 o 5 años; y segundo, la nueva Euro 6d TEMP EVAP exigirá que la prueba de quema de hidrocarburos doble el tiempo por el que el coche pasa la prueba (de 24 a 48 horas).

Las pruebas RDE se harán efectivas y obligatorias para todos los vehículos de nueva matriculación desde el 1 de septiembre de 2019, pero ya antes se establecía que los coches que se homologasen después del 1 de septiembre de 2017 pasasen por este examen. Ahora, cualquier coche que haya sido homologado antes de esa fecha y que a partir de septiembre de este año quiera seguir matriculándose tendrá que haber pasado por las pruebas WLTP y RDE.

Publicidad

En el caso de los diésel, como viene sucediendo en los últimos años, obligará a que vengan equipados con un auténtico laboratorio sobre ruedas, con filtro de partículas, catalizador, catalizador SCR con aditivos tipo AdBlue… Incluso los motores de gasolina más modernos se verán obligados a equipar su propio filtro anti partículas.

¿Qué es la norma RDE? Así es la prueba en conducción real para homologar coches nuevos

¿Nueva subida de ventas por las automatriculaciones?

No sería de extrañar, pues, que las marcas realicen movimientos como los vistos hace justo un año: automatriculaciones contadas en miles para dar salida, más adelante con ofertas de precios agresivas, a aquellos vehículos que no estaban preparados para matricularse bajo las pruebas RDE. Faconauto espera que se automatriculen 15.000 vehículos antes del 1 de septiembre.

Eso sí, desde el sector aseguran, primero, que el impacto que tendrá la llegada de estas nuevas pruebas no será tan grande como el que vimos el año pasado. En su día, la llegada del WLTP obligó al Gobierno de España a aprobar un régimen transitorio a su aplicación hasta el 31 de diciembre de 2020, fecha hasta la cual las marcas pueden presentar unos valores correlados con el ciclo anterior NEDC. De esta forma, el impacto que pudo haber supuesto la subida de precios por la llegada del WLTP supuso “solo” el 5 por ciento, cuando podía haber sido del 20 por ciento.

Este procedimiento WLTP es el encargado, mediante pruebas de laboratorio más estrictas, de homologar los vehículos nuevos y extraer sus cifras de consumo de combustible y emisiones de CO2, valores íntimamente relacionados. Las pruebas, respecto al ciclo NEDC –que databa del 1992–, suponen un incremento hasta los 30 minutos de prueba (+10 minutos respecto a antes), de la velocidad media que se mide (47 km/h, + 14) y de la distancia que se recorre (23 km, +12), así como la realización de frenadas y aceleraciones (todo en banco de rodillos) repetidamente durante los cuatro intervalos de velocidad medidos (60, 80, 100 y 130 km/h).

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La cuarta edición del concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel re...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con las últimas novedades en su gama, el Ford EcoSport se muestra como una de las opc...

La tecnología de vanguardia y el toque magistral de los expertos “takumi” dan como re...

Tres personas y un destino: el mar. ¿Cuál es el medio más barato de viajar? Nos ponem...

El Lexus ES 300h llegó a Europa con ganas de triunfar. La nueva berlina híbrida de la...