No te duermas, niño

Según la DGT, más de un 25 por ciento de los accidentes están causados por la somnolencia: el sueño provoca casi el mismo número de muertes que el alcohol. Sin embargo, existen desde métodos caseros hasta tecnologías de vanguardia para evitarlo cuando estamos al volante.
Autopista -
No te duermas, niño
No te duermas, niño

Los trastornos del sueño que están más relacionados con la conducción son la apnea, la narcolepsia y el insomnio. Veamos paso a paso en qué consiste cada uno de ellos.

Es la interrupción de la respiración por escasos segundos mientras dormimos y evita un descanso total del cerebro. Muchos de los enfermos que la padecen se muestran más cansados que otras personas sanas desarrollando las mismas tareas. En un estudio realizado hace un año y medio en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres por los doctores Juan Fernando Masa y Manuela Rubio, se concluía que alrededor de 40.000 accidentes anuales son causados por esta enfermedad. La somnolencia producida por la apnea se coloca, de esta manera y según el mismo estudio, como una de las causas de accidentes de tráfico más importantes en nuestro país y supone el mayor porcentaje de los siniestros provocados por el factor humano.

Según explica el doctor Masa, lo característico de los enfermos de apnea es que “creen haber dormido bien, cuando, en realidad, y sin que ellos se hayan dado cuenta, su descanso se ha visto interrumpido por multitud de paradas respiratorias que contribuyen a que el tiempo dedicado al descanso sea de ínfima calidad”.

De hecho, la Separ (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), a la que pertenecen los médicos que han realizado el estudio, propone que, para obtener o renovar el permiso de conducir, se observe si la persona padece o no esta enfermedad, para evitar accidentes posteriores.

La apnea tiene curación y ésta es efectiva a juzgar por el estudio realizado en la revista Thorax a cargo de unos médicos de la universidad canadiense de Western Ontario. Según las conclusiones del estudio, si estos pacientes son tratados durante tres años, tendrán las mismas posibilidades de sufrir un accidente que el resto de conductores sanos.

La Separ divulgó una campaña en 1997 en colaboración con la Dirección General de Tráfico, para dar a conocer las consecuencias de la apnea en pacientes a los que no ha sido diagnosticada.

El retrato robot de un enfermo de apnea es “un varón de unos cincuenta años, roncador habitual, que se despierta mucho por la noche, tiene mucha somnolencia durante el día y no rinde adecuadamente”, en palabras de Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial del INTRAS. Los síntomas que nos pueden llevar a identificar a una persona que sufre apnea son los siguientes, según José Luis de Frutos, especialista universitario en medicina de los trastornos del sueño.
* Despertar con la boca seca.
* Amanecer con dolor de cabeza.
* Dormirse en menos de cinco minutos.
* Tener un sueño inquieto con movimientos bruscos.
* Roncar todas las noches.
* Sentir cansancio, fatiga y sueño durante el día.
* Presentar problemas de atención, concentración y memoria.
* Sentir nerviosismo, depresión y tristeza.
* Sufrir o estar a punto de sufrir accidentes por quedar dormido.
* Dejar de respirar breve y frecuentemente cuando está dormido.
* Despertar con la sensación de que falta aire para respirar.
* Perder interés por las relaciones sexuales.
* En casos severos, además, se puede presentar hipertensión arterial, taquicardias…

Otra de las alteraciones del sueño es la narcolepsia. Consiste, básicamente, en ataques de sueño repentinos y afecta, según diversos estudios epidemiológicos, al uno por mil de la población. Por el momento, se desconocen las causas físicas que la motivan, de ahí que el tratamiento esté aún investigándose.

Los síntomas más comunes de este trastorno se dividen en dos tipos: primarios y secundarios. Dentro de los síntomas primarios se encuentran, según la división que se encarga del estudio de esta enfermedad en el hospital de Houston en Texas (Estados Unidos), los siguientes:
* Deseo abrumador de dormir durante el día.
* Cataplejía, que es una pérdida del control muscular que puede llegar a ser un colapso total.
* Parálisis del sueño: incapacidad para hablar o moverse durante unos minutos después de haberse quedado dormido profundamente.
* Pesadillas al quedarse dormido.
Otros síntomas más leves que nos pueden llevar a identificar la existencia de este problema son los siguientes, según las mismas fuentes:
* Conducta automática (la persona realiza tareas de manera rutinaria sin ser consciente de que las ha hecho).
* Sueño nocturno interrumpido.
* Depresión.
* Fatiga.
* Dificultad para concentrarse o recordar.
* Debilidad en las extremidades.

Como se trata de un trastorno del sueño, también afecta a la conducción, pero, en este caso, debido a sus múltiples y variadas causas, se hace mucho más difícil su tratamiento, aunque no hay duda de que lo tiene. Por lo general, quienes sufren de insomnio se encuentran más irritables y el problema de “dormirse al volante” es menos común cuanto más grave es la agresividad que se desarrolla mientras conducen. Las causas del insomnio pueden ser psicológicas o físicas y debidas a preocupaciones pasajeras o a problemas continuos.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...