Futuras mamás al volante

Desde hace meses, varios organismos se han embarcado en una cruzada para que los “peques” vayan protegidos cuando viajan en coche. Pero, ¿qué ocurre con aquellos que aún no han nacido? La correcta sujeción de la mujer embarazada es fundamental y, para ello, debe saber cómo colocarse el cinturón de seguridad. A fin de cuentas, con ella también hay un “bebé a bordo”.
-
Futuras mamás al volante
Futuras mamás al volante

Aunque las indicaciones sobre la colocación del cinturón de seguridad son fáciles de seguir, lo cierto es que la banda inferior tiende a desplazarse hacia arriba y se aleja de su posición óptima. Esto también puede ocurrir cuando hay un frenazo brusco o una colisión, lo que provocaría una presión que puede romper el útero de la madre o dañar la formación de los órganos vitales del feto. Algunos niños, incluso, sufren secuelas irreparables como consecuencia de las lesiones causadas por el dispositivo de retención durante el embarazo.

Para evitar este riesgo, la compañía noruega HTS AS diseñó, hace 11 años, un sistema que ajusta la banda pélvica e impide su movimiento. Se trata del “BeSafe Pregnant”, que puede adquirirse en nuestro país y está homologado por la Unión Europea. Algunas compañías de alquiler de vehículos, como Hertz, lo ofrecen gratuitamente en sus coches.

El dispositivo desvía la banda inferior del cinturón de seguridad por debajo del abdomen de la embarazada –alejándola así del útero y del feto- mediante un cojín. Éste, equipado con un amortiguador que retiene la correa, puede colocarse en cualquier asiento del automóvil. Además, su uso no merma la efectividad de los dispositivos normales de retención, lo que lo convierte en una solución muy recomendable. También elimina el empleo de remedios “caseros” bastante peligrosos, como sentarse sobre la banda inferior del cinturón, lo que multiplica el riesgo de ahorcamiento con la superior y no evita que la conductora salga despedida hacia delante si se produce una colisión. Nunca se deben enganchar pinzas de la ropa en el cinturón normal, ya que impiden su funcionamiento correcto.

Según afirma la filial de la marca en España, el BeSafe debería utilizarse desde el mismo momento en que la mujer sabe que va a ser mamá. Precisamente, los primeros meses del embarazo son los más delicados, pues es entonces cuando el feto es más vulnerable.

La amplia familia de los “dummies”, los maniquíes empleados por los fabricantes y organismos internacionales para desarrollar pruebas de choque, no contaba con una embarazada entre sus miembros. Había adultos de casi dos metros de altura, mujeres de apenas 50 kilos de peso y niños recién nacidos, pero ninguna futura mamá con su correspondiente feto.

<

p> General Motors solucionó esta carencia y, en 1996, diseñó el primer “dummy” de una gestante, en colaboración con la Universidad de Michigan. MAMA-2B (Aparato Antropomórfico Maternal de Medida – 2B, en sus siglas en inglés) estaba lista para dar información.

Sin embargo, sus propiedades no son tan realistas como sería deseable. El año pasado, la segunda versión de esta maniquí tenía una sofisticada batería de sensores y grabadores de datos instalados dentro de un “útero” relleno de silicona. La deformación de la parte superior del abdomen y la presión interna en la región delantera y trasera del vientre pueden medirse; pero carece de “placenta” o de “feto”, por lo que aún debe seguir desarrollándose.

El grupo de investigadores de Michigan también creó un programa de ordenador capaz de calcular los esfuerzos generados en el abdomen. Este modelo ha sido el adoptado por Volvo, que, a mediados de 2002, anunció que disponía de una “dummy” embarazada virtual, con gran nivel de detalle. La gestante de la marca sueca representa una mujer en los últimos meses del embarazo, cuando el niño se expone a mayores riesgos en caso de siniestro. Gracias a él, podrán resolverse cuestiones relacionadas con la seguridad de la madre y del bebé.

La ventaja de estos sistemas es que no obligan a realizar ensayos reales, ya que éstos se llevan a cabo en un ordenador, lo que resulta más económico. Además, el maniquí puede cambiar de tamaño, representando a mujeres de diferente estatura. Entre otras cosas, el programa permite medir los efectos del cinturón y del airbag sobre el útero, la placenta y el feto, así como el movimiento relativo entre éste y el cuerpo de la madre.

Con todos los datos recopilados, se mejorará el diseño del cinturón de seguridad y se adaptará a las gestantes. Esta línea de trabajo es la que siguen Ford, Jaguar y Nissan en el Reino Unido, donde cuentan con la colaboración del productor de sistemas de retención AutoLiv y de la Asociación para la Investigación de los Fabricantes Ingleses.

Galería relacionada

BeSafe Pregnant

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...