El exceso de velocidad y sus consecuencias peligrosas: la DGT te las detalla

La DGT está esta semana en plena campaña de control de la velocidad en las carreteras españolas. En caso de atropello a peatón o ciclista, el ir más o menos deprisa puede decantar la balanza entre la muerte o no.
Adrián Lois
El exceso de velocidad y sus consecuencias peligrosas: la DGT te las detalla
El exceso de velocidad y sus consecuencias peligrosas: la DGT te las detalla

Los excesos no son nunca buenos, y al volante todavía menos. En el caso de la conducción y velocidad, puede marcar la diferencia entre la salvación o la muerte. Puede sonar crudo, pero así es. Aparte de tu seguridad por circular a más velocidad de la debida, piensa en los riesgos de atropellar a un peatón o a un ciclista.

Publicidad

La DGT, en plena campaña de control de la velocidad durante esta semana de agosto, nos alerta de esto mismo y advierte: las probabilidades de que un atropellado fallezca en un atropello se incrementan según la velocidad es mayor. Por ejemplo, en un atropello a 30 km/h, como puedes ver en el gráfico, existe un 5 por ciento de que el peatón fallezca, un 65 por ciento de que sufra heridas y un 30 por ciento de salir ileso.

Según vamos subiendo la velocidad a la que se puede producir un atropello, el porcentaje de riesgo de que el peatón fallezca sube de forma alarmante: a 40 km/h, solo 10 más que el anterior baremo, este porcentaje ya sube hasta el 45 por ciento de riesgo; a 50 km/h, hasta el 80 por ciento, y si ya miramos a partir del 60 km/h, la posibilidad de salvarse tras un atropello es prácticamente –o completamente– nula.

El exceso de velocidad y sus consecuencias peligrosas: la DGT te las detalla

Probabilidades de fallecimiento en un atropello en función de la velocidad. | Fuente: DGT

Un exceso de velocidad, como recuerda la DGT en su cuenta de Twitter, además de aumentar el riesgo de sufrir un accidente, reduce la “capacidad de anticipación y reacción, favorece la aparición de fatiga, agresividad y distracciones”. El gráfico anterior tiene ya bastantes años, pero se puede seguir aplicando a la perfección a día de hoy.

Ten en cuenta que el tipo de vehículo implicado puede ser también determinante: no es lo mismo un atropello a 30 km/h con un coche grande (tipo SUV, por ejemplo) que con uno más pequeño. Eso sí, los coches más modernos tienen sistemas de asistencia a la conducción que pueden frenar el coche automáticamente si detectan un riesgo de atropello. Aun así, no siempre evita el choque, pero al menos intenta minimizar los daños. Existen incluso coches con capós que modifican su posición para evitar que el impacto sea más dañino, incluidos los llamados “airbags para peatones”.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...