Éstas son las multas de tráfico que te pueden llevar a la cárcel

Las infracciones de tráfico pueden llevarte a la cárcel si alcanzan la categoría de delito. Te contamos todos los detalles sobre este tipo de multas.
Éstas son las multas de tráfico que te pueden llevar a la cárcel
Éstas son las multas de tráfico que te pueden llevar a la cárcel

Entendemos que para que una multa de tráfico alcance el nivel de delito, la situación ha sido muy grave y, por lo tanto, excepcional. Bien, es evidente que la gran mayoría de las infracciones que se cometen en nuestro país no son categorizadas como tal, pero, sin embargo, los delitos relacionados con el tráfico sí representan el 35 por ciento del total que se cometen. Es decir, buena parte de los delitos que se cometen en nuestro país se producen cuando alguien tiene un volante entre las manos.

Publicidad

Como decimos, para que una infracción sea considerada como delito es que ésta ha sido muy grave y se entiende que se está poniendo en riesgo la vida del resto de conductores. Para que no caigas en ellas y sepas a lo que te enfrentas si lo haces, aquí te contamos las acciones por las que puedes ir a la cárcel cuando circulas con un vehículo.

Conducir sin permiso de circulación

Antes de subirnos al coche debemos tener toda la documentación en regla. No hablamos de un despiste y de dejarnos el carné de conducir en casa, nos referimos a que para tener un volante entre las manos tenemos que, en primer lugar, tener un carné de conducir y, en segundo lugar, que éste tenga vigencia. De no ser así, los conductores se enfrentan a penas de prisión de entre seis meses y dos años, pero también a multas de entre 12 y 24 meses y trabajos en beneficio de la comunidad entre 31 y 90 días.

Publicidad

Exceso de velocidad

Es, sin duda, la primera infracción en la que pensamos cuando hablamos de penas de cárcel. Para que un juez valore si somos merecedores o no de esta pena, tendremos que sobrepasar en 60 km/h la velocidad permitida en una vía urbana y en 80 km/h en una interurbana. Siendo así debes saber que te tendrás que enfrentar a una multa de entre tres y seis meses, trabajos en beneficio de la comunidad entre 31 y 90 días, retirada del permiso de conducir entre uno y cuatro años y, por último, pena de prisión entre tres y seis meses.

Éstas son las multas de tráfico que te pueden llevar a la cárcel

Fuente: DGT

Alcohol y drogas

Para empezar, no hace falta dar positivo en un control de alcohol y drogas para enfrentarnos a una pena de prisión de entre seis meses y un año, además de la retirada del carné de conducir entre uno y cuatro años. ¿Cómo podemos llegar a esta situación? Muy fácil, teniendo la mala idea de saltarnos un control dispuesto por las autoridades pertinentes.

Además, en caso de someternos a las pruebas y dar positivo en alcohol con una cantidad que doble los niveles permitidos, es decir, 0,50 mg/l en aire expirado (o 0,30 mg/l en el caso de los profesionales y de los conductores con menos de dos años de experiencia), nos enfrentaremos a una multa de seis a 12 meses, tres meses de prisión, trabajos sociales de entre 31 y 90 días y la retirada de la licencia entre uno y cuatro años.

Por su parte, las drogas no cuentan con limitaciones y su sola presencia en el organismo ya está tipificada como delito, independientemente de la cantidad que se encuentre en la sangre. La sanción es la misma que en el caso del alcohol y recuerda que las sustancias permanecen durante días en el organismo, por lo que se puede dar positivo pese a que la droga fue consumida varias horas o días antes.

Conducción temeraria y crear situaciones de riesgo

La conducción temeraria y la creación de situaciones de riesgo en la carretera no es lo mismo, pero el resultado sí puede ser similar. Pese a que en el segundo caso no se especifica con claridad qué es “crear una situación de riesgo”, en caso de que un juez sí entienda que esto ha tenido lugar nos enfrentaremos a una pena de prisión de entre tres y seis meses, una multa de entre uno y dos años y trabajos en beneficio de la comunidad entre 10 y 40 días.

Publicidad

Por otro lado, la conducción temeraria es aquella en la que se considera que se está poniendo en peligro la integridad del resto de usuarios de la vía. En este caso, si eres denunciado por este motivo, hay dos tipos de delito a los que puedes enfrentarte, en función de la gravedad de los hechos.

La conducción temeraria delictiva es aquella en la que nos enfrentaremos a una pena menor. En este caso hablamos de multas de entre seis y 12 meses, privación del derecho a conducir entre uno y seis años y penas de prisión dentre seis meses y dos años.

Al contrario, la conducción temeraria agravada es la tipificación más grave del delito. En este caso se entiende que el conductor ha puesto de manifiesto un desprecio a la vida del resto de usuarios. Por ejemplo, este caso puede darse si se lleva a cabo una carrera ilegal en una zona concurrida. En este caso las penas de prisión se alargan de dos a cinco años, las multas se extienden entre uno y dos años y la retirada del carné puede llegar a los diez años, con un mínimo de seis años.

Publicidad

Cabe señalar que si en un juicio se entiende que la situación no ha alcanzado la gravedad anterior, la sanción puede ser administrativa y resolverse con una multa de 500 euros y la retirada de seis puntos del carné de conducir.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...