Efecto pantalla: qué es y por qué la DGT lo considera tan peligroso

En estos días de otoño, un fenómeno meteorológico puede ser especialmente peligroso en carretera: el viento. Y sobre todo por el conocido “Efecto pantalla”, del que alerta ya la DGT.
Jordi Moral
Efecto pantalla: qué es y por qué la DGT lo considera tan peligroso
Efecto pantalla: qué es y por qué la DGT lo considera tan peligroso

La Dirección General de Tráfico sigue empleando su revista Tráfico y Seguridad Vial, además de todos sus canales en redes sociales, para prevenir accidentes y alertar sobre peligros en carretera. Y bien que nos parece. En las últimas semanas nos habrás oído hablar sobre muchos riesgos de los que advierte y que, por lo general, acuña con el término “Efecto”: efecto elefante, efecto dominó, efecto submarino, efecto acordeón… Pues bien, hoy nos detenemos en otro: el efecto pantalla.

Publicidad

¿Qué es exactamente? En esta ocasión el riesgo en carretera está ocasionado por un fenómeno meteorológico, el viento, que en estos días de otoño, y posteriormente también en el invierno, cobra especial relevancia. Sin duda, que sople viento ya de por sí supone un peligro en carretera, pero especialmente se agrava cuando éste llega de repente: por ejemplo, al adelantar a un vehículo muy voluminoso o al salir de un túnel.

Estas situaciones son las que provocan directamente este conocido efecto pantalla o, como dice la DGT, interrupción temporal del viento. Tras producirse este efecto, el conductor sentirá cómo su vehículo se desplaza violentamente de forma lateral debido al empujón que produce el viento, pudiendo ser muy peligroso si está desprevenido y, por ejemplo, llega a terminar invadiendo un carril distinto (tanto en sentido contrario como en el propio) o saliéndose de la vía.

Y, ¿cómo podemos evitarlo? Pues, según indica la propia DGT e incluso la Guardia Civil, la mejor manera es con prevención, esperando ya de antemano este efecto irremediable. Por tanto, si salimos de túneles o zonas resguardadas en las que de repente pueda soplar viento, conviene estar alerta ya esperando este “empujón” con las manos bien fuertes en el volante para corregir la dirección en sentido contrario en caso de necesidad.

Del mismo modo, al adelantar a un vehículo voluminoso, como puede ser un camión, tenemos que estar ya preparados para que, cuando termine la maniobra, podamos también corregir la dirección del coche para evitar que el viento nos empuje. Son acciones muy sencillas pero que pueden llegar a salvarnos la vida o, cuando menos, a evitar un accidente de tráfico.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...