Dudas: pedal de freno que se pone duro, ¿a qué se puede deber?

Si alguna vez has notado que el pedal del freno se endurece cuando intentas detener el vehículo, puede que tu coche sufra algún problema. Te contamos los posibles motivos.
Adrián Lois
Dudas: pedal de freno que se pone duro, ¿a qué se puede deber?
Dudas: pedal de freno que se pone duro, ¿a qué se puede deber?

Tener problemas en el sistema de frenado del coche puede tener consecuencias negativas, sobre todo si se producen mientras estamos conduciendo. Por eso, además de llevar a cabo un mantenimiento adecuado, no está de más saber identificar qué está fallando y cómo actuar. Un fallo habitual en este apartado del vehículo es el endurecimiento del pedal al pisarlo. ¿A qué se debe?

Publicidad

Servofreno: cómo funciona y posibles fallos

Las posibles razones por las que se puede dar este caso está íntimamente relacionado con el servofreno. Este sistema, instalado entre el pedal del freno y el cilindro maestro, aumenta la fuerza de que se aplica en dicho cilindro maestro y, en consecuencia, en los frenos del vehículo cuando pisamos el pedal. De esta forma, incluso pisando levemente el pedal con nuestro pie derecho, la fuerza de frenada es mayor gracias a esta actuación hidráulica sobre los frenos.

El servofreno se aprovecha de un tubo de vacío conectado con la admisión de aire del motor: este genera un vacío en uno de los lados del diafragma del servofreno, manteniéndose una presión de aire normal en el otro lado. La diferencia de presión es la que aumenta esa fuerza de frenado sobre el cilindro maestro. Es por ello que el servofreno solo funciona cuando el motor está arrancado: si seguimos pisando el pedal una vez apagado, el vacío desaparecerá y el pedal se endurecerá.

Pero eso no quiere decir que el sistema falle; para ello, hay que analizar otras situaciones que Road House km0 nos cuenta en detalle. Por ejemplo, si tras endurecerse el pedal con el motor apagado sigue duro al encender el motor, se pueden haber producido fugas en el tubo de vacío y una insuficiencia de vacío del motor, que a su vez afectarían al ralentí del motor y podrían causar el apagado del motor cuando el ralentí es inestable.

Más supuestos: si el fallo ha sido ocasional y ni el tubo ni la válvula unidireccional están afectados, puede ser que la cámara de vacío tenga algún fallo y sea necesario el cambio. Si, por el contrario, nos encontramos con restos de carbonilla en el tubo o en la boquilla, el servofreno no recibirá el vacío necesario y el pedal se pondrá más rígido según más lo pisemos, aunque volvería a la normalidad al esperar un buen rato.

Por último, hay que tener en cuenta los problemas que se pueden dar en gran altitud, donde hay menos oxígeno: al pisar constantemente el pedal del freno, se puede producir una falta de vacío en el servofreno y eso provocar que el pedal se endurezca. Algo muy a tener en cuenta al afrontar el descenso si vas a conducir a la montaña.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con las últimas novedades en su gama, el Ford EcoSport se muestra como una de las opc...

La tecnología de vanguardia y el toque magistral de los expertos “takumi” dan como re...

Tres personas y un destino: el mar. ¿Cuál es el medio más barato de viajar? Nos ponem...

El Lexus ES 300h llegó a Europa con ganas de triunfar. La nueva berlina híbrida de la...

Seat pone en marcha, a través de XMOBA, un elevado número de iniciativas adelantándos...