BMW M: esta es la historia del logo de una marca deportiva mítica

La M de BMW es una de las señas de identidad deportivas más reconocibles del mundo del automóvil. Te contamos cómo se creó y cuáles son las distintas teorías.
BMW M: esta es la historia del logo de una marca deportiva mítica
BMW M: esta es la historia del logo de una marca deportiva mítica

Como en muchas otras ocasiones, el logo de BMW M también ha dado vida a multitud de historias, donde se dan cita múltiples teorías no del todo confirmadas. Tanto es así que la propia marca germana no es capaz de ofrecer un relato concreto sobre el origen de la famosa M que tanto ansían los fanáticos de la marca.

Publicidad

Así, cuando hablamos del archiconocido logo de la división deportiva de BMW, la marca pone el foco en los primeros años de la década de 1970. De hecho, los tres colores (azul, lila y rojo) fueron los primeros en aparecer en los vehículos de competición en 1973 pero no sería hasta 1978 cuando la M hiciera también acto de presencia, con el primer modelo diseñado por BMW M GmbH.

En concreto, el BMW 3.0 CSL fue el primer deportivo en estrenar el diseño con las famosas tres líneas de colores. La decisión de inclinar las líneas y combinarla con la letra M fue tomada por el estudio de diseño Italdesign, dirigido por Giorgio Giugiaro. Desde 1978, los dos elementos son inseparables en las creaciones de BMW M GmbH y en ellos se quiere dar una idea del dinamismo propio de sus creaciones.

BMW M: esta es la historia del logo de una marca deportiva mítica

Los 3 colores aparecieron en 1973 pero la M no lo hizo hasta 1978

La historia de las tres rayas

Sin embargo, más allá de la letra M y su combinación con las tres rayas, lo verdaderamente curioso reside en la elección de los colores. En un primer momento, el azul, el lila y el rojo se hicieron presentes en los modelos de competición de la firma germana, pero con el tiempo el lila ha pasado a ser azul marino. Tantos años después, la marca no puede asegurar por qué se eligieron estos tres tonos.

Desde BMW M señalan que el azul se decidió como representación de la marca, el rojo por los deportes y el lila es, simplemente, la combinación de ambos colores. Jochen Neerpasch, director deportivo de BMW cuando se empezaron a utilizar los tres colores en 1973, aseguraba que, además, Wolfgang Seehaus, entonces diseñador de interiores en BMW, vio con buenos ojos estos tres tonos porque eran fácilmente reconocibles en las fotos en blanco y negro.

Sin embargo, BMW deja la puerta entreabierta a una segunda teoría. Según Marc Thiesbürger, historiador de automovilismo y carreras de BMW Group Classic, cuando se decidieron dichos colores tomaron la decisión los nombres anteriores y Manfred Rennen, diseñador de exteriores en BMW.

Publicidad

Esta historia apunta a que BMW, que en aquel entonces organizaba eventos deportivos junto a Castrol, estaba en negociaciones con Texaco, que utiliza el rojo en su imagen de marca. Las negociaciones, que finalmente no llegaron a buen puerto, podrían haber propiciado esta decisión por parte de Wolfgang Seehaus, quien ya había realizado bocetos de diseño con el logo de la empresa y que habría utilizado el rojo como método para persuadir a Texaco de invertir en el proyecto.

Esta historia no está del todo confirmada, pero ni el historiador antes mencionado ni la propia marca desmienten que esto pudiera haber sido así. El origen y uso de los colores azul y lila, sin embargo, sí coindicen en ambas teorías.

Publicidad
También te puede interesar

A principios de los años 70 del siglo pasado, coincidieron en la escena automovilística tres deportivos superlativos: los BMW M1, Mercedes C111 y Porsche 911 Carrera RS. Repasamos las claves de estos ases del asfalto.

El primer BMW M3 pasará a la historia como uno de los mejores deportivos de todos los tiempos. Y además es bonito. Repasamos sus principales claves.