Las averías del calor extremo en los coches: motor, baterías...

Las altas temperaturas de esta época veraniega son un serio peligro para nuestro vehículo, que puede sufrir serias consecuencias en forma de averías inesperadas.
Adrián Lois
Las averías del calor extremo en los coches: motor, baterías...
Las averías del calor extremo en los coches: motor, baterías...

Las temperaturas extremas no son buenas compañeras de los coches. Tanto en invierno como en verano, los diferentes elementos que forman parte de los vehículos pueden sufrir un desgaste acelerado y hay un mayor riesgo de sufrir una avería.

Publicidad

En el caso de las altas temperaturas que vivimos en verano, hay ciertos componentes que sufren más, como bien nos recuerda el RACE: la batería, los neumáticos y el motor en mayor grado, pero sin descuidar tampoco la pintura, molduras, pastillas de freno y sistema electrónico. Las averías relacionadas con estos elementos fueron las causas más habituales en las asistencias en carretera durante el pasado 2018.

Un factor importante a tener en cuenta, al igual que cuando hablamos del tema de la contaminación, reside en la antigüedad del parque automovilístico… pero también en el mal o escaso mantenimiento que hacemos del vehículo. Está claro que, cuanto más antiguo sea el coche, mayor preocupación debemos tener en la revisión periódica de este, ya que puede sufrir más averías por su uso más prolongado en verano. Y eso se refleja luego en el incremento del trabajo de talleres y grúas de asistencia en carretera durante esta época de vacaciones.

Las averías del calor extremo en los coches: motor, baterías...

Cómo afecta el calor a los componentes del coche

El RACE nos cuenta cómo afectan las altas temperaturas y los factores veraniegos a los diferentes elementos internos (y externos) de nuestro coche. Echa un vistazo:

  • Motor, batería y sistema electrónico: a más calor, menos oxígeno en el aire, lo que empeora la combustión en el interior del motor y, por ende, su rendimiento, y puede afectar a elementos como los manguitos. La batería es uno de los elementos que más falla en verano, así que asegúrate que está en buen estado. Ojo también con los elementos electrónicos, algo que se puede ver afectado tras muchas horas debajo del coche.

  • Molduras y faros: las gomas de las juntas en las puertas, maletero, molduras, escobillas del parabrisas… pierden sus propiedades y pueden agrietarse; si además llueve y las juntas están afectadas, podría colarse agua en el interior. En el caso de los grupos ópticos de plástico, se vuelven más opacos y pierden su color por culpa del calor.

  • Neumáticos: la ecuación es simple, ya que las altas temperaturas hacen que el asfalto incremente también su temperatura, lo que acelera el desgaste de la goma. Mucho ojo a las pérdidas de presión del neumático, causados por no llevar una revisión correcta, los viajes largos, la sobrecarga del maletero, el mal estado de las carreteras… un pinchazo puede derivar en un accidente.

Publicidad
  • Pintura: la radiación solar directa del sol tiene repercusión en los colores de la carrocería, pero también del interior. Los colores que más sufren pérdidas de brillo y tono son el negro, blanco, rojo y el amarillo. El RACE recomienda utilizar ceras protectoras durante todo el año para evitar que el color de nuestro coche se haga más “triste”. Para proteger el interior, nada funciona mejor (incluso cuando el coche está a la sombra) que el típico parasol.

  • Pastillas de freno: este elemento es muy propenso a sufrir sobrecalentamiento, lo que afecta directamente a su eficacia cuando queremos frenar. Revísalos bien antes de salir de viaje y, de sustituirlas, apuesta por unas pastillas de buena calidad. La seguridad aquí entra en juego.

Las averías del calor extremo en los coches: motor, baterías...

Consejos para evitar las averías

¿Cómo puedo evitar que lleguemos al extremo de una avería por culpa de las altas temperaturas? No es fácil, ya que en esta época justamente se concentran muchos factores que juegan en nuestra contra: el mencionado calor, la humedad en las zonas de playa, los viajes de largo recorrido, la mayor presencia en zonas arenosas o en la montaña, los atascos y el consiguiente sobrecalentamiento del motor…

Ahí van unos consejos:

  • Es importante que, antes de irte de viaje, el coche pase por una revisión, si no has realizado ya el “examen” periódico en tu taller. Así, te asegurarás que los elementos básicos del coche –neumáticos, aceite, filtros, neumáticos, frenos…– estén en orden.

  • Cuando vayas a dejar aparcado el coche en la calle, y más si lo vas a dejar un tiempo ahí a la intemperie, preocúpate para dejarlo en una zona con sombra. Usa siempre el parasol.

Publicidad
  • Trata de no sobrecargar el uso del aire acondicionado, así evitarás posibles averías. Al arrancar el vehículo después de dejarlo durante un largo tiempo al sol, deja que el coche ruede un rato para activar el aire acondicionado.

  • También al arrancar y al detener el coche, asegúrate de no realizar apagados o arranques bruscos: deja que el motor respire durante unos minutos antes de emprender tu marcha, así también dejarás que el calor se disperse (si acabas de subirte al coche y ha estado al sol) por las ventanas.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

En época de altas temperaturas y de más viajes como en verano, el parabrisas de nuestro coche puede recibir más suciedad de lo normal. Evítalo siguiendo estos consejos.

Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...