Argentina no reducirá los impuestos para la industria automovilística

Argentina se enfrenta a una paralización de la economía que ha afectado gravemente a su sector automovilístico.

La crisis económica que durante meses vive Argentina también se ha hecho notar en la venta de automóviles. Según la Adefa (Asociación de Fabricantes de Automóviles), las ventas de coches se han reducido durante el año 2000 en un 20 por ciento respecto al año anterior.
Sin embargo, el presidente argentino, Fernando de la Rúa, ya ha anunciado que no se reducirán los impuestos que se aplican sobre el sector automovilístico. Según de la Rúa, ésta no es la medida más adecuada para hacer arrancar la venta de coches dentro del parón que vive la economía general del país, cuyo déficit fiscal ha alcanzado en el año 2000 los 6,6 billones de dólares.
"Después de todo, si el impuesto del valor añadido es más reducido para la industria del automóvil, podría ser más bajo para otros sectores" dijo.
Esta medida había sido apuntada por partidos de la oposición, ya que, según Adefa, los impuestos en Argentina suponen casi la mitad del coste de un automóvil, mientras que en Europa se sitúan en torno al 25 por ciento y en Estados Unidos, al 20.
En los dos últimos años, algunos fabricantes de automóviles y componentes han cruzado la frontera a Brasil, donde es más barata la producción y hay más oferta.

Los mejores vídeos