Anfac, a favor de suprimir el impuesto de matriculación

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) asegura que está “de acuerdo" con la supresión gradual del impuesto de matriculación propuesta el martes por la Comisión Europea. La organización, no obstante, pide que la iniciativa “no suponga un aumento para la fiscalidad global del sector".

2003 será un año de estabilidad, según los fabricantes automovilísticos
2003 será un año de estabilidad, según los fabricantes automovilísticos

La propuesta de Bruselas de acabar con el actual impuesto de matriculación de vehículos nuevos sigue ganando importantes adeptos en la industria. Esta vez, han sido los fabricantes españoles lo que han mostrado su total conformidad con la aplicación de esta medida.A través de un comunicado, Anfac señala que está “de acuerdo con su eliminación, siempre y cuando no aumente la fiscalidad global del sector". Aranzazu Mur, directora del Departamento Económico de la patronal, recuerda, además, que su organización “lleva muchos años abogando por la iniciativa, ya que España es el único gran país productor europeo que mantiene el citado impuesto".Mur afirma que el objetivo de la propuesta de la CE es “reorganizar el mercado y, al igual que señaló el comisario europeo de fiscalidad, Laszlo Kovacs, “poner fin a la fragmentación del mercado, evitar la doble imposición y otros obstáculos cuando un ciudadano traslada su coche de un país a otro".Por otra parte, Anfac considera “razonable" el anuncio de la UE de sustituir esta tasa por un gravamen anual que premie a los coches más limpios, es decir, los que muestren menos emisiones de C02. “Siempre y cuando, eso sí, el nuevo impuesto sea neutral para todo tipo de tecnologías, sin privilegiar unas sobre otras", concluye la organización.El objetivo de Bruselas es que la supresión de esta tasa se efectúe en un período de 5 a 10 años y afecte a los 16 países que aplican el impuesto. La cantidad de este gravamen varía actualmente desde los 300 euros que cobra Italia hasta los 15.000 que exige, por ejemplo, Dinamarca.La Comisión Europea, por su parte, ha lanzado hoy un último aviso a Dinamarca, Luxemburgo, Portugal, Chipre y República Checa por no haber incluido en su derecho nacional la parte de legislación comunitaria necesaria para crear un certificado de matriculación armonizado.El Ejecutivo comunitario ha enviado a estos países un dictamen motivado –paso previo a la denuncia ante los tribunales- por no haber comunicado las medidas para aplicar en su ordenamiento interno la citada directiva, cuyo plazo de trasposición acabó en junio de 2004.