Alternativas para mejorar el tráfico en Madrid

A falta de nueve meses para la celebración de las próximas elecciones municipales, Trinidad Jiménez, candidata socialista a la alcaldía de Madrid, ha presentado ya sus principales propuestas para mejorar el tráfico de la capital de España: cerrar el centro histórico al transporte privado, recuperar el olvidado tranvía y peatonalizar algunas de las calles más transitadas por los viandantes.

Trinidad Jiménez (en la foto), candidata socialista a la alcaldía de Madrid, ha dado ya a conocer las medidas que aplicará para intentar reducir los problemas de tráfico de la capital, en caso de ganar las próximas elecciones municipales. Los primeros proyectos consistirían en cerrar el centro histórico al transporte privado, recuperar el tranvía y peatonalizar algunas calles.

Las medidas apuntadas "no entrañarían ninguna controversia en la ciudad y mejorarían notablemente la circulación en Madrid", según señaló la candidata socialista durante una entrevista concedida a la agencia Efe. "Eso sí, necesitaríamos disponer de las competencias en Urbanismo, quizás dentro de una Ley de Capitalidad", añadió.

Como alternativa a los inconvenientes que generaría prohibir la circulación de vehículos por el centro de la ciudad, la socialista promete centrar sus esfuerzos en "desarrollar un transporte público no contaminante, por ejemplo los tranvías eléctricos, que se podrían probar en algunos lugares a modo de ensayo". "También sería necesario peatonalizar algunas calles de la ciudad, ya que supondría recuperar el centro de Madrid para los ciudadanos, siempre que fuera también ligado a un plan de recuperación de todo el casco histórico", según destacó.

Trinidad Jiménez aprovechó la ocasión para criticar la política que la Comunidad está llevando a cabo durante la actual legislatura. "En Madrid no se han construido aparcamientos disuasorios en las entradas a la ciudad y sería muy importante realizarlos. Por otra parte, establecer un peaje por entrar a la capital en automóvil, como pretende Gallardón, sería totalmente discriminatorio", apuntó.

La candidata socialista señaló, no obstante, que antes de llevar a la práctica estas importantes medidas intentaría primero "implantar algunas normas casi domésticas, es decir, no permitir que haya aparcamientos en segunda o tercera fila, y regular de verdad la carga y descarga para que no se realice a cualquier hora".

Sin embargo, en opinión de Jiménez, todas estas alternativas se pondrían en marcha sin necesidad de "recurrir a las interminables obras llevadas a cabo por el actual Ayuntamiento y que han perjudicado no solamente a la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente los discapacitados, sino también a la percepción de la capital que tienen fuera".