Algunos ejecutivos de Daewoo, envueltos en un fraude multimillonario

Un fraude multimillonario devuelve a Daewoo a la palestra tras la bancarrota del pasado año.

A finales del pasado año la firma automovilística Daewoo declaró su bancarrota, los problemas entre trabajadores y empresarios continúan debido a los despidos previstos y a los cierres en las plantas de producción que se están llevando a cabo. Ahora a esta situación se suma una acusación por parte de los fiscales de Corea del Sur que afirma que treinta y cuatro ejecutivos de Daewoo recibieron dinero procedente de una cuenta fraudulenta que contenía unos 33 mil millones de dólares (unos 6 billones de pesetas). Los libros de contabilidad de la empresa automovilística han sido revisados y se ha encontrado dicho agujero monetario, que es uno de los más grandes del mundo.
Mientras, en Bupyong, ciudad coreana donde se ubica una de las plantas de la empresa automovilística que deberá recortar su producción, los disturbios entre la policía y los trabajadores continúan. Tras una manifestación en la que los empleados de Daewoo protestaban por el despido de 1.750 obreros, se produjeron enfrentamientos que se saldaron con cuatro personas heridas. Los trabajadores piden que el Gobierno coreano nacionalice la empresa que lleva en suspensión de pagos desde el pasado noviembre, cuando se produjo su bancarrota.
Por otro lado, en Polonia la firma ha decidido cerrar durante dos semanas su planta de Varsovia como consecuencia de la caída de las ventas de vehículos durante el último trimestre del pasado año. Además, la empresa ha anunciado la necesidad de despedir a 1.300 trabajadores de los 5.000 totales con los que cuenta en esta fábrica.
La firma se encuentra en un proceso de disminución drástica de gastos que contempla la reducción de empleos y la búsqueda de un socio extranjero que asuma la deuda y que compre la firma. Estas negociaciones se llevan a cabo, de momento, con General Motors y con Fiat.