Alemania retrasa sus peajes… de nuevo

El Gobierno alemán tenía mucha prisa por instaurar un peaje al transporte de mercancías que utilizase sus carreteras. Pues bien, el aplazamiento de la medida se ha anunciado por segunda vez consecutiva.

El ministro de Transportes alemán, Manfred Stolpe, ha aplazado ya en dos ocasiones la entrada en vigor del sistema de peajes que iba a reportar a las arcas de este país unos 650 millones de euros al año.

La aplicación de las nuevas tasas estaba anunciada para agosto, pero se retrasó hasta la primera semana de noviembre. Ahora, esta fecha está en suspenso. De hecho, “yo no exijo que se produzca [la entrada en vigor del sistema] el 2 noviembre", en palabras de Stolpe. Lo que más le importa al Ministerio es que el arranque del peaje sea lo más fiable posible.

Los problemas técnicos que, por el momento, continúan, tienen su origen en la empresa Toll Collect, dedicada al montaje de los dispositivos que deben informar a los transportistas del tipo de vía por el que circulan y del canon que deben abonar. Esta compañía tenía que haber fabricado unos 450.000 aparatos para que sean instalados en los vehículos; pues bien, en la primera semana de septiembre sólo se habían manufacturado unos 75.000. Además, muchos de ellos son defectuosos.

Sin embargo, en la Comisión Europea se argumenta que el retraso de la entrada en funcionamiento del sistema va más allá. El ministro afirmó que pagará una compensación a los transportistas alemanes cuyos vehículos se vean sometidos a este gravamen –aquellos de más de 12 toneladas-. La UE ha anunciado a Alemania que esta medida es ilegal y discrimina al resto de países europeos.

Los partidos en la oposición germana han pedido la dimisión de Stolpe, argumentando que no ha sabido cómo llevar el tema, lo que está revirtiendo negativamente en las cuentas alemanas.