Acusado de tirotear a ocho jóvenes en Toledo se declara inocente y dice que no recuerda 'nada'

La Fiscalía ha modificado sus conclusiones y ha rebajado la pena para el acusado, que cumplirá como máximo 11 años y 3 meses de cárcel

El hombre que presuntamente tiroteó en junio de 2010 con armas de guerra a ocho jóvenes en la localidad de Ugena (Toledo), identificado como A.B.R., se ha declarado inocente y ha asegurado que no recuerda 'nada' de lo sucedido.

Durante la primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Toledo, el procesado ha dicho que no tiene 'ninguna' explicación para los hechos acaecidos y ha asegurado que cuando se produjeron consumía 'en exceso' cocaína, 'cannabis' y alcohol.

Concretamente, el procesado --que ha dicho que no conocía a ninguna de las víctimas y que no había tenido ningún percance con ellas-- ha asegurado que consumía entre cuatro y cinco gramos diarios de cocaína, que fumaba unos cinco o seis cigarros de 'cannabis' diarios y que podía llegar a ingerir una o dos botellas de 'whisky'.

Un consumo, que según ha manifestado, le llevó a perder la conciencia y no recordar las cosas 'en más de una ocasión', al igual que ocurrió en el día en el que se produjeron los hechos por los que está siendo juzgado.

Es por ello por lo que el procesado ha declarado no saber de dónde ha salido el arma con el que se produjeron los disparos --que fue localizada en su casa de Ávila-- o si en la noche de los hechos cambió el coche que inicialmente conducía --un BMW-- por un Audi TT.

NINGUNA EXPLICACIÓN

'No tengo ninguna explicación a todo esto que ha sucedido', ha declarado A.B.R., al tiempo que ha dicho que si tuviera conocimiento de lo sucedido se arrepentiría y ha añadido que se 'alegra' de que no hubiera heridos graves.

En este sentido, ha reconocido implícitamente los hechos al asegurar que aunque no recuerda 'nada' de lo que ocurrió en junio de 2010 quiere 'reparar' lo sucedido, razón por la cual ha pagado a las víctimas la indemnización que solicitaba el Ministerio Fiscal.

También ha querido dejar claro el acusado que en la actualidad es 'otra persona', que no ha querido hacer daño a nadie y que no es 'un asesino'. Así, ha argumentado que en los dos años que lleva en prisión no ha probado las drogas ni el alcohol y que está desintoxicado.

LOS TESTIGOS COINCIDEN

Por su parte, las ocho víctimas que han testificado en la Audiencia Provincial de Toledo han coincido en sus declaraciones al señalar que el acusado les disparó varias ráfagas --a dos o tres metros de distancia-- desde un Audi TT cuando se encontraban charlando en un aparcamiento de Ugena.

Asimismo, ha coincidido al decir que no conocían al procesado y que no habían tenido ningún conflicto con él previo al día en el que sucedieron los hechos. Además, todos ellos han asegurado que han cobrado ya el 50 por ciento de la indemnización que se le reclama al acusado.

CONCLUSIONES

A tenor de las pruebas practicadas, el Ministerio Fiscal ha modificado sus conclusiones --renunciando al resto de testigos-- al introducir una circunstancia eximente incompleta porque el acusado tenía 'gravemente afectadas' sus capacidades el día de los hechos.

Del mismo modo, ha introducido una circunstancia atenuante de reparación de daño porque el procesado ha abonado las indemnizaciones a cada uno de las víctimas antes de la celebración de esta vista oral.

Con todo, la petición de pena de la Fiscalía, que en un principio era de once años para cada uno de los ocho delitos de asesinato en grado de tentativa y siete años y seis meses por tenencia ilícita de armas, se rebaja a tres años y nueve meses por cada uno de los ocho delitos de asesinato en grado de tentativa y dos años y seis meses por tenencia ilícita de armas.

No obstante, el Ministerio Público ha dicho que el máximo cumplimiento efectivo de la pena que podrá cumplir el acusado será de 11 años y tres meses de cárcel y que a los cuatro años de cumplimiento de su condena --ya lleva dos años en prisión-- su caso será de nuevo valorado.

LAS PARTES ESTÁN DE ACUERDO

Tanto la acusación particular como el la defensa del acusado, ejercida por el abogado Marcos García Montes, se han adherido a las tesis de la Fiscalía y el juicio, --que en un principio estaba señalado hasta este jueves--, ha quedado visto para sentencia.

El propio García Montes ha explicado a los medios que lo que ha ocurrido en el juicio, que se ya se pospuso el pasado mes de mayo, es 'recuperar' el acuerdo que inicialmente se alcanzó en la primera vista 'con la tristeza haber traído aquí a las víctimas para pasar un mal trago cuando lo podíamos haber zanjado en tres minutos'.

Los mejores vídeos