Accionistas de Renault se oponen al nuevo trato con Nissan

Un grupo de presión, representante de una minoría de pequeños accionistas de Renault, trata de oponerse al plan anunciado por Nissan Motor y la compañía francesa el pasado 30 de octubre de transferir las decisiones de poder y valores de ambas marcas a una empresa conjunta domiciliada en Holanda, conocida como Renault Nissan BV.

Este grupo, que responde al nombre de ADAM, asegura que el movimiento hace caso omiso del poder de los accionistas, por lo que ha pedido a la comisión que regula el mercado francés que obligue a Renault a adquirir los valores de todos aquellos propietarios que no quieran continuar dentro de la nueva estructura de la compañía.

Renault Nissan BV, propiedad al 50 por ciento de ambas compañías, coordinará la estrategia futura de la alianza y será protegida por una fundación en caso de una oferta pública de adquisición.

Según la ley francesa, Renault no puede transferir directamente sus poderes a una entidad extranjera sino que debe crear una empresa propia en su totalidad, bajo la forma jurídica SAS, siglas en francés de Sociedad para la Simplificación de Acciones. A través de esta operación, Renault sí que podría ceder todas sus actividades automovilísticas a la nueva compañía y así evitar las reclamaciones legales de este grupo de pequeños accionistas.

Los mejores vídeos