Abogados de las víctimas del Explorer exigen una retirada del modelo

Un nuevo factor de controversia se une a la constante batalla que mantienen Ford y Firestone por defender la seguridad de sus respectivos productos. Los letrados de los accidentados en el Explorer han exigido a un juez federal que obligue al fabricante a devolver el precio del modelo a sus dueños o que lo sustituya por otro todo terreno.

Ford encuentra nuevos defectos en los neumáticos Firestone
Ford encuentra nuevos defectos en los neumáticos Firestone

Los abogados de los afectados en los accidentes de los Explorer equipados con neumáticos Firestone solicitaron, el pasado viernes, a un juez federal de Indianápolis, que obligue a Ford a una retirada de la circulación de más de cuatro millones de vehículos de este modelo.
Los representantes legales de las víctimas del todo terreno más vendido en los Estados Unidos sostienen que el vehículo es inseguro y que no tiene arreglo, por lo que el fabricante debe o bien devolver a sus dueños el precio del mismo o bien reemplazarlo por otro. El modelo es "intrínsecamente inseguro y, además, presenta un inmediato y continuo peligro para sus propietarios, sus ocupantes y para el usuario de la red viaria americana", señalaron.
Asimismo, aseguran que su acción legal se produce tras la petición formulada, el pasado jueves, por la compañía Bridgestone/Firestone a la Agencia Nacional de Tráfico y Seguridad Vial (NHTSA) para que investigue el Ford Explorer. Según el antiguo socio del constructor de Detroit, un defecto de fabricación en la dirección provoca que el modelo se comporte inestablemente.

Respuesta inmediata
La respuesta de Ford no se ha hecho esperar. El portavoz jefe de la compañía, Jason Vines, tachó la solicitud de los letrados demandantes de "frívola". Igualmente señaló que un decenio de estadísticas compiladas por el gobierno federal muestra que "el Explorer ha sido y continúa siendo uno de los vehículos más seguros en la carretera".
La moción iniciada por los abogados obligará a Ford Motor a la defensa de su modelo ante una corte federal y aleja, momentáneamente, de Firestone las iras de la opinión pública por los 700 accidentes de tráfico y 174 muertes en las que han estado implicados el Explorer y los neumáticos ATX, ATX II y Wilderness AT.
La acción judicial se ejercerá sobre todas las generaciones del todo terreno, desde su aparición en 1990 hasta el modelo del año 2001. La única gama que no estará implicada en el proceso será la de 2002.

La denuncia viene a introducir un nuevo factor de controversia dentro de la constante lucha que mantienen Ford y Firestone por salvaguardar la integridad y el honor de sus productos. En esta ocasión, la petición realizada por los abogados de las víctimas supone un tanto a favor del fabricante de neumáticos basado en Nashville (Tennesee), después de que, en un principio, fuese el más perjudicado de los dos en litigio por los ataques continuos de su antiguo socio, que culminaron con la separación de ambos.

Los mejores vídeos