GP del 70º Aniversario de F1: Alfa Romeo 158, el primer ganador de la historia

En AUTOPISTA publicamos el mismo día en que se cumplieron los 70 años del inicio de la F1 un artículo (13 de mayo), realizado junto a Paolo D’Alessio, que reproducimos aquí.

José Mª Rubio/Paolo D'Alessio

El Alfa Romeo 158 de 1950 51 primer ganador de la historia de la F1 en manos de Giuseppe Farina (1)
El Alfa Romeo 158 de 1950 51 primer ganador de la historia de la F1 en manos de Giuseppe Farina (1)

El arquitecto italiano Paolo D’Alessio, al margen de ser un virtuoso del diseño técnico, y un analista técnico de primer nivel, con obras exclusivas a nivel mundial, ha sido durante décadas el diseñador de gran parte de los coches patrocinados por Martini.

El Alfa Romeo 158 que ilustra este artículo, logró superar los 146km/h de media hace 70 años, cuando comenzó su andadura oficialmente el mundial de F1 con el Gran Premio de Europa en el circuito de Silverstone.

El primer ganador de una carrera de F1 fue Nino Farina con el Alfa Romeo 158, que no solo logró la victoria, sino también la pole y la vuelta rápida. Un inicio ganador para los italianos, pero que para Alfa Romeo solo duró mientras tuvo en pista el modelo 158 y su continuación, el 159. Los triunfos de estos dos coches fueron casi exclusivos de Farina y Fangio, adjudicándose el argentino seis, uno compartido con Fagioli y cuatro el italiano, que tuvo el honor de ser el primer campeón y el primer ganador de una carrera de F1.

Giuseppe Farina, más conocido como Nino, nació en Turín el 30 de agosto de 1906. Fue uno de los pilotos italianos más célebres, pero sobre todo fue el primer campeón de F1, arrebatando ese honor a Juan Manuel Fangio, que acabó segundo en la primera temporada a solo tres puntos del italiano. Farina, que era abogado, venía de una de las familias de carroceros italianos más importantes de la Italia. Posteriormente fichó por Ferrari, corriendo en F1 y en Sport entre 1952 y 1955. El italiano, de quién Fangio dijo que solo la virgen le permitía estar vivo dada su conducción, falleció en carretera cuando iba al Gran Premio de Francia en Reims en 1966, poco antes de cumplir los 60 años.

Nino Farina en el GP de Mónaco en mayo de 1950 3 resize
Nino Farina en el GP de Mónaco en mayo de 1950.

Alfa Romeo puso en pista en aquella primera carrera cuatro Alfa 158, con Farina y Fangio como primeros “espadas” secundados por Luigi Faglioli y el británico Reg Parnell. Los cuatro Alfa Romeo ocuparon la primera fila de la parrilla, mientras que Ferrari no estuvo presente en la primera carrera, por lo que no ha habido ninguna escudería que haya participado en todas las carreras del mundial. El gran rival de los Alfa Romeo fue Maserati, que se presentó en la prueba inaugural con seis coches de tres escuderías diferentes: la Scuderia Ambrosiana con David Murray y David Hampshire, l'Officina Alfieri Maserati, con Louis Chiron y Joe Fry y Scuderia Enrico Platé, con dos nobles Toulo de Graffenried y el príncipe tailandés Birabongse Bhanutej Bhanubandh, más conocido por la abreviación de “Príncipe Bira”. La lista de participantes en Silverstone la completaron los coches ingleses con tres ERA y dos ALTA y los cinco franceses de Talbot-Lago, sumando 21 participantes.

Alfa Romeo puso en pista en aquella primera carrera cuatro Alfa 158, con Farina y Fangio como primeros “espadas” secundados por Luigi Faglioli y el británico Reg Parnell. Los cuatro Alfa Romeo ocuparon la primera fila de la parrilla, mientras que Ferrari no estuvo presente en la primera carrera, por lo que no ha habido ninguna escudería que haya participado en todas las carreras del mundial. El gran rival de los Alfa Romeo fue Maserati, que se presentó en la prueba inaugural con seis coches de tres escuderías diferentes: la Scuderia Ambrosiana con David Murray y David Hampshire, l'Officina Alfieri Maserati, con Louis Chiron y Joe Fry y Scuderia Enrico Platé, con dos nobles Toulo de Graffenried y el príncipe tailandés Birabongse Bhanutej Bhanubandh, más conocido por la abreviación de “Príncipe Bira”. La lista de participantes en Silverstone la completaron los coches ingleses con tres ERA y dos ALTA y los cinco franceses de Talbot-Lago, sumando 21 participantes.

La parrilla de salida de aquella primera carrera fue junto con la de Italia las únicas de aquella temporada en la que los coches se presentaron en filas de 4 y 3, ya que en el resto de carreras las parrillas estaban formadas por 3 coches en la primera fila, dos en la segunda, tres en la tercera etc. Salvo Indianápolis que siempre ha mantenido la posición de tres en fondo para su parrilla de salida al hacerse lanzada. Farina, autor de la “pole” tomó el mando en la primera curva seguido de Faglioli, Fangio y Parnell, con el príncipe Bira por delante del resto. Los cuatro Alfa Romeo pararon a repostar a media carrera en vueltas sucesivas, perdiendo menos de 30 segundos en la operación, y manteniéndose en el mismo orden en carrera. En la vuelta 59 Fangio cometió un error cuando iba segundo golpeando una bala de paja y tres vueltas después se vio obligado a abandonar con una canalización de aceite dañada, dejando a sus tres compañeros de equipo copar el podio de la primera carrera de la historia de la F1.

Ferrari comenzó su andadura en el mundial de F1 en la carrera siguiente, el Gran Premio de Mónaco, donde se presentaron con tres coches en manos de Villoresi, Ascari y Sommer. 

El Alfa Romeo 158, el primer ganador de una carrera y de un campeonato, también se conoció como “Alfetta” y ha sido siempre calificado como el monoplaza más longevo de la historia. Su historia comenzó en 1938 y duró hasta 1950, con la larga parada a causa de II la guerra Mundial. El Alfa 158 nació en la primavera de 1937 en el garaje de Scuderia Ferrari, que en aquella época funcionaba como departamento de carreras de Alfa Romeo. El proyecto fue de Gioachino Colombo, con la colaboración del ingeniero Alberto Massimino, que se encargó del desarrollo de las suspensiones y del cambio. Todo estaba basado en el 8 cilindros de 1500 cc, sobrealimentado con un compresor volumétrico Roots que desarrollaba 195 CV, a 7.000 rpm. El Alfa Romeo 158 debutó ganando con Villoresi, en la Coppa Ciano en la región de Livorno el 7 de agosto de 1938. Ganó numerosas competiciones antes de ser celosamente guardado durante la segunda Guerra Mundial. Tras el conflicto  se le acopló un nuevo compresor volumétrico que elevó la potencia hasta los 275 CV y para su debut en la recién nacida Fórmula 1 se le subió la potencia hasta los 350CV a 8.600 rpm. La escudería italiana además de tener el mejor coche, tuvo en su primer año a los dos mejores pilotos del momento. Nino Farina y Juan Manuel Fangio a los que se unió Luigi Faglioli, ganando todas las carreras, menos las 500 millas de Indianápolis, que en esa época, y hasta 1960 puntuaban para la F1. Aquel año de 1950, en la última carrera de la temporada, en la que Farina se adjudicó el título, los dos contendientes por el primer título estrenaron coche. El Alfa Romeo 159 que era una evolución del 158. Luigi Faglioli pilotó el único 158 presente en Monza.

El Alfa Romeo 158 de 1950 51 primer ganador de la historia de la F1 en manos de Giuseppe Farina (2) resize
El Alfa Romeo 158 de 1950 y 51 primer ganador de la historia de la F1 en manos de Giuseppe Farina.

Al año siguiente Alfa Romeo volvió a dominar la escena sin problemas gracias al 159, cuyo motor desarrollaba ya 450CV y en la última carrera en el circuito de Pedralbes en Barcelona, que discurría por la hoy céntrica calle de Numancia, se adjudicó el título Juan Manuel Fangio, por delante de Ascari y González. Ese segundo año podía haber sido el del segundo título de Farina, pero acabó solamente cuarto después de dos abandonos consecutivos, siendo superado por Ascari y González, mientras Fangio se adjudicó con el Alfa Romeo su primer título. Al final de su segunda temporada Alfa Romeo se despedía de la F1 para un largo periodo de tiempo, regresando a la competición oficialmente en 1979 hasta 1985 y después ya en 2019, siendo  la marca patrocinador de Sauber, aunque el equipo pasó a llamarse Alfa Romeo Racing.

La presencia de Indianápolis en el campeonato durante once ediciones, de 1950 a 1960 no sirvió de gran cosa para los equipos que participaban en la F1, ya que la cita americana fue obviada por todas las escuderías que veían imposible hacer frente a los especialistas americanos. Lotus se decidió a participar en Indy dos años después de que hubiera dejado de ser puntuable para la F1. De hecho hasta la victoria de Clark en 1965 con el Lotus ningún campeón de F1 había logrado ganar allí. El escocés ganó en Indy en el mismo año de su segundo título de F1, algo que tampoco ha logrado nadie en la historia. Graham Hill ganó en Indy un año después que Clark, al volante de un Lola cuando ya había sido campeón del mundo de F1.

Nunca ha habido una temporada en que un equipo haya ganado todas las carreras. Además de Alfa Romeo en el 50, o Ferrari en el 52, también McLaren en 1988 estuvo a punto de hacerlo, pero en Monza ganó Berger, gracias a que Schlesser echó de la pista a Senna que estaba en condiciones de ganar la carrera. Mercedes tiene este año la gran ocasión, en una temporada de incierto número de carreras y que podría llegar a su fianl de forma imprevista en función de la pandemia que asola al planeta.

La reglamentación técnica en cuanto a la cilindrada en los dos primeros años de existencia del campeonato estaba establecida con un máximo de 1.500cc con compresor y 4.500cc sin compresor

El sistema de puntuación desde 1950 hasta 1959 solo otorgaba puntos a los cinco primeros, 8, 6, 4, 3, 2 y un punto a la vuelta rápida. En 1950 se tomaron en cuenta solamente  los cuatro mejores resultados de las siete carreras disputadas.

Los mejores vídeos