Publicidad

Las mejores gafas para proteger tus ojos mientras conduces

Conducir en verano puede ser un cegador tormento. Soluciona los problemas utilizando unas buenas gafas de sol: merece la pena la inversión. Te damos unas pistas para que elijas la que más te conviene.
Sonia Recio.

Twitter: @CocheActual -

Las  mejores gafas para proteger tus ojos mientras conduces
Las mejores gafas para proteger tus ojos mientras conduces

No falla, hasta que no llega el buen tiempo para quedarse unos meses no percibimos la falta de confort visual al conducir. Para solventar el problema, en lugar de invertir en comprar unas buenas gafas, tiramos por la calle de en medio y visitamos un mercadillo, un establecimiento de “Todo a un euro” o aprovechamos que tenemos que ir a renovar el armario para adquirir unas lentes en la misma tienda.

El resultado en todos estos casos es el mismo: un producto de mala calidad que no cumple la normativa y que, incluso, nos puede causar graves e irreversibles daños oculares. El Colegio de Ópticos- Optometristas considera que una de cada tres gafas de sol vendidas en España no supera los controles sanitarios.

 

Las mejores gafas

Hay varios requisitos que deben cumplir las lentes de unas gafas para ser adecuadas para la conducción. El primero, y más importante, es que la lente, independientemente de su coloración, debe ser de un material con un filtro que mitigue el cien por cien de las radiaciones dañinas ¾infrarrojos, UVA y UVB¾. Además, la lente debe estar homologadas con una categoría solar: si observas el cuadro adjunto, todas excepto la categoría cuatro son aptas para la conducción diurna. Por último, si queremos mejoras las prestaciones de la lente, podemos añadir filtros o tratamientos que ayuden a obtener una visión más nítida y confortable, como los polarizados, fotocromáticos, blueclocker, antirreflejantes…

 

Categoría

Luminosidad solar

Absorción visible

Uso

Coloración

Restricción

0

Muy baja

>20%

Interior o cielos cubiertos

Muy ligera

Ninguna

1

Baja

20 a 57%

Luminosidad solar ligera (ciudad)

Ligera

No aptas para la conducción nocturna

2

Media

57 a 82%

Luminosidad solar media

Media

3

Fuerte

82 a 92%

Luminosidad solar fuertes (playa y montaña)

Oscura

4

Muy fuerte

92 a 98%

Luminosidad solar extrema (nieve y deportes de montaña)

Muy oscura

No válidas para la conducción

 

También, y aunque evidentemente lo más importante son las lentes, hay que pedir que la montura de las gafas tenga una calidad mínima; en el caso concreto de las gafas de sol utilizadas durante la conducción, hay que evitar comprar modelos que limiten el campo visual, sobre todo lateral ¾lo que sucede si utilizamos varillas muy anchas¾. También es importante elegir siempre las que resulten más livianas y cómodas.

 

Trucos para que no te den gato por liebre

Las gafas de sol siempre se deben comprar en ópticas, que son establecimientos especializados sanitarios registrados donde la calidad está garantizada siempre bajo el asesoramiento de ópticos- optometristas.

Aunque es muy complicado diferenciar entre una lente mala de una buena si no se tienen los conocimientos y los medios técnicos adecuados, hay cuatro sencillas comprobaciones que puedes realizar que te ayudarán a saber si las gafas cumplen los mínimos requisitos de seguridad:

- Aspecto de la lente: por lo general, las de mala calidad tienen unas «aguas» en la superficie que provocan que la coloración no sea uniforme.

- Borde de la lente: en las de mala calidad éstos suelen ser irregulares, teniendo pequeños escalones en el biselado.

- Sonido: al golpear la lente con un objeto metálico, como un anillo, se oye el mismo sonido que si golpeases un plástico duro.

- Montura: si ésta es de mala calidad, probablemente la lente también lo será.

 

Presupuesto mínimo

La cantidad mínima que debes invertir en la compra de unas gafas de sol es 50 euros. Un precio medio que mantenga una buena relación calidad-precio rondaría los 100 euros, y, si aumentas las prestaciones con lentes fotocromáticas, polarizadas  o con filtros especiales, calcula de 150 euros en adelante. Si las monturas son de firma, el importe puede llegar a alcanzar hasta los 500 euros.