Los clásicos más rápidos, en París

El recinto ferial de la Puerta de Versalles acogió, hasta el día 16, buena parte de los vehículos más veloces construidos entre 1920 y 1960. Algunos de ellos, como el Étoile Filante de Renault, son auténticas piezas “racing" de museo.

Los clásicos más rápidos, en París
Los clásicos más rápidos, en París

Los organizadores del Salón Rétromobile de París no dudaron en dedicar una parte de sus 20.000 m2 de exposición a los automóviles que, ya en los años 20, eran capaces de alcanzar velocidades de vértigo. Gracias a la colaboración del Museo Nacional de Beaulieu (Gran Bretaña), la muestra parisina ha acogido vehículos como el Sunbeam bimotor de 1.000 CV con el que, en 1929, se alcanzaron los 327 km/h. También han estado presentes el New Bluebird con motor Bristol Proteus de 4.000 CV, capaz de llegar, en 1964, a los 648 km/h, y el Renault Étoile Filante (Estrella Fugaz), un monoplaza en el que una estudiada aerodinámica le permitió conseguir una velocidad de 308 km/h en 1956. Los visitantes de esta exposición han podido admirar, además, otras “estrellas", aunque no dedicadas a la velocidad. Es el caso del Mercedes-Benz 500K Cabriolet subastado por Artcurial o los Bugatti que la casa Christie’s ofreció a los pujadores. En total, se calcula que más de 100.000 personas pasearon entre los 300 “stands" de los expositores, donde encontraron antigüedades, revistas, miniaturas o repuestos para la restauración de sus propios vehículos. La muestra cerró sus puertas el pasado día 16 de febrero.

Los mejores vídeos