Jaguar E-Type V12

La tercera serie del Jaguar E-Type sorprendía al mercado con un magnífico motor V12 de 276 CV. Pese a que algunos aficionados consideran al primer E-Type de 6 cilindros como el más puro de la saga, es francamente difícil resistirse al atractivo de las líneas de este modelo, unidas al rendimiento del motor de 12 cilindros en V.

Jaguar E-Type V12
Jaguar E-Type V12

A los 10 años de su lanzamiento, en 1961, las líneas del Jaguar E-Type empezaban a envejecer claramente, en especial comparadas con las nuevas formas que imponían en esos años marcas italianas como Ferrari, en el 365 GT, Lamborghini, en los Urraco y Countach LP 500 y Maserati en los Merak y Bora. Este fenómeno lo notaron especialmente los representantes de la marca en los Estados Unidos, que veían como las ventas del E-Type bajaban claramente de ritmo y crecían sus stocks.Había que hacer algo para relanzar las ventas en un mercado que compraba en 80 por ciento de la producción y que, además, pedía un nivel de confort algo más alto y una mecánica más potente que el 6 cilindros en línea de doble árbol de levas en culata, cuya evolución en cilindrada había llegado a su límite con 4,2 litros. Se podía haber trabajado sobre el rendimiento de este último, mejorando su alimentación con árboles de levas con más cruce, mayor carburación y relación de compresión más alta, pero con un motor cuya carrera era de 106 mm, ya no se podían hacer muchas cosas, si se quería que tuviera la fiabilidad de un vehículo de utilización diaria.Para solucionar las cosas Jaguar se acordó de los trabajos que había realizado en los años 60 para motorizar el fabuloso XJ 13, que debería haber corrido en Le Mans y cuya carrera se vio truncada por falta de decisión de la propia marca y la posterior destrucción del coche en 197, mientras se rodaba un reportaje publicitario en el circuito de MIRA.Este modelo llevaba un V12 formado por la unión de dos motores XK con dos árboles de levas por culata. Con una cilindrada cercana a los 5 litros, su potencia llegó con facilidad a los 500 CV, alcanzando en versiones más apretadas los 700.Esta mecánica, diseñada por Hill Heynes y Claude Baily, fue la primera candidata a situarse debajo del capó del E-Type. Con la adquisición de Coventry Climax llegaron nuevos ingenieros a la marca que diseñaron también un V12, pero en este caso con el bloque y la culata de aluminio y un solo árbol de levas por cada fila de cilindros. Este último motor ganó la partida gracias a su más bajo coste de fabricación y a su menor tamaño, siendo finalmente el que se montaría en la nueva Serie 3 del E-Type. Con un motor de 12 cilindros en V de 5,3 litros, Jaguar no sólo ponía en el mercado un E más potente, también tiraba del prestigio de este tipo de motores utilizados por marcas de gran prestigio como Ferrari o Lamborghini.El nuevo motor ofrecía una potencia de 276 CV y, lo que es más importante aún, un par máximo de 42 mkg, gracias al cual, y a un peso no especialmente alto, la última versión del E-Type prometía fuertes emociones.Como es lógico, el nuevo motor era bastante más grande que el XK de 6 cilindros, lo que obligó a Jaguar a reforzar y rediseñar el bastidor delantero encargado de sujetar la mecánica y el tren delantero.Dado el tamaño de este mecánica y el deseo de ofrecer un vehículo más confortable, los V12 se hicieron sobre la base del coupé 2 2, que disponía de una batalla 23 centímetros más larga que las versiones normales. Así, tanto el roadster como el coupé de la Serie 3 ofrecían un habitáculo en el que cualquier talla podía acomodarse sin ningún tipo de problemas, con la ventaja de disponer de puertas más grandes que facilitaban la entrada, algo que nunca fue especialmente cómodo en los E-Type debido al gran tamaño de los pontones laterales de su monocasco. El aumento de peso y la mayor potencia disponible obligaron a hacer más cambios que el simple hecho de utilizar la batalla larga del 2 2. Para que el coche siguiera teniendo un buen comportamiento se aumentó el ancho de vías. También se recurrió a llantas más anchas y a neumáticos de mayor tamaño, a frenos más dimensionados y a suspensiones de tarado más firme, especialmente en el tren delantero, sobre el que gravitaban más de 100 kilos extras con respecto al 6 cilindros en línea. Por último, pensando en el confort y la facilidad de conducción, se le dotó de una dirección asistida, de un depósito de combustible de mayor capacidad con el que hacer frente al mayor consumo del V12 y de la posibilidad de llevar aire acondicionado.Con todos estos trabajos, el aspecto exterior del E-Type cambió claramente con respecto a la Serie 2, con una toma de aire delantera mucho más grande, que permitiera una buena refrigeración del V12 y a la que hubo que poner una parrilla horizontal para no dejar tanto espacio vacío. Por otro lado, se hizo necesaria la aparición de pequeños aletines en los pasos de ruedas para dejar espacio al nuevo equipo de llantas y neumáticos. Con estos cambios, la Serie 3 ofrecía una imagen más agresiva que las anteriores y, de hecho, hubo aficionados que pensaron que el nuevo E-Type había perdido parte de su atractivo original.El paso del tiempo va dejando las cosas en su sitio y, aunque desde el punto de vista histórico, las primeras series representan mejor el espíritu del Jaguar E, la realidad es que el V12 sigue teniendo todo el atractivo de sus hermanos, con la ventaja de ofrecer un motor con un agrado de utilización y unas prestaciones difíciles de encontrar en vehículos de características parecidas.