Gira tu pantalla para ver la web de Autopista

Inicio > Trucos/Consejos > Todos los trucos y consejos > Frenos del coche: cómo detectar fallos y averías

Frenos del coche: cómo detectar fallos y averías

Los frenos son un elemento esencial de cara a la seguridad de nuestro coche, de ahí que las averías o fallos que pueden producirse en ellos sean tan importantes.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria |

Frenos del coche: cómo detectar fallos y averías
Frenos del coche: cómo detectar fallos y averías

Junto a los neumáticos y los amortiguadores, los frenos conforman el «triángulo de la seguridad activa»; tres elementos que trabajan conjuntamente y que, en buen estado, permitirán evitar un accidente. En otras ocasiones hemos hablado de las averías y fallos que pueden producirse en los dos primeros; pero, ¿sabrías identificar los defectos más comunes que pueden aparecer en los frenos y cómo solucionarlos? Esta guía puede ayudarte.

1.- El pedal del freno tiene un recorrido muy largo

Puede deberse a una fuga en el circuito hidráulico o a la presencia de aire en el mismo. En el primer caso, habría que revisarlo y reemplazar la zona por la que se esté produciendo la pérdida; en el segundo, bastará con realizar la purga del sistema y el rellenado.

También a que se está usando un líquido de freno inadecuado o éste no alcance el nivel mínimo. En la primera situación habrá que, previo enjuague del sistema con alcohol metílico, reemplazarlo por el que propone la marca fabricante del vehículo; en la segunda, rellenarlo, aunque también podría ser conveniente proceder del mismo modo que si tuviera aire y purgarlo previamente.

Este síntoma también puede estar originado por unas pastillas muy desgastadas y la solución, como es obvio, siempre pasa por su sustitución.

2.- El pedal del freno tiene un tacto esponjoso, sin firmeza

El fallo puede tener como origen el aire en el circuito o de un líquido de frenos inadecuado; de modo que habría que proceder como se explicaba previamente: purgando y rellenando, incluso en el segundo caso, lavándolo.

También un pistón de una de las mordazas o cálipers del freno puede agarrotarse o ensuciarse, produciendo esa percepción. Si la avería está ahí habría que proceder a limpiarlo y reemplazar los retenes y guardapolvos.

Un latiguillo en mal estado, aunque sin pérdidas, puede producir esa impresión, igual que una pinza gripada. En ambos casos, la solución pasará por reemplazar la pieza correspondiente.

Fallos en los frenos del coche3.- Hay que pisar con mucha fuerza el pedal para frenar

Son muchas las razones que pueden producir esta sensación. Por ejemplo, que las pastillas no muerden los discos porque están engrasadas o cristalizadas, en cuyo caso habría que encontrar porque se produce ese engrase, solucionarlo y sustituir las pastillas; o porque el pistón de una mordaza esté gripado, lo que supondría reemplazar retenes, guardapolvos, etc. Más costosa puede ser que el cilindro maestro esté agarrotado, en cuyo caso habría que sustituirlo; o si los discos están dañados, en cuyo caso habría que cambiarlos también. Puede ser un problema del servofreno, que exige una revisión minuciosa. Incluso podría deberse a una avería muy simple: que el pedal no discurre con fluidez, en cuyo caso habría que lubricarlo.

4.- La carrera del pedal del freno se reduce ostensiblemente

Lo más normal es que la avería se centre en el cilindro maestro, bien porque sus gomas han perdido elasticidad o porque su pistón no recupera su lugar original. En ambos casos habrá que sustituir las piezas deterioradas. También puede deberse a que los muelles que hacen que el pistón vuelva a su posición normal no funcionen adecuadamente o que el pistón del caliper se quede pegado, en cuyo caso habría que limpiarlo, lubricarlo y reemplazar el retén.

5.- Una de las ruedas se bloquea al frenar

Puede deberse a una obstrucción en las conducciones del líquido hidráulico que exige su reemplazo, la misma solución que procede si los problemas están en los pistones, retenes

También una pastilla defectuosa podría originar ese bloqueo que, lógicamente, habría que sustituir; o que el cable del freno de mano se enganche, en cuyo caso habría que lubricarlo y verificar su funcionamiento.

6.- Al frenar se notan vibraciones en el pedal

Unos discos alabeados, los rodamientos de las ruedas en mal estado o problemas con el material que conforma los discos, de modo que algunas zonas se transforman con el calor o por defectos en su mecanizado, pueden dar origen a pulsaciones en el pedal de freno. La solución en todos los casos es sustituir el elemento que provoca la avería.

Frenos del coche: fallos y averías7.- En caliente, los frenos pierden eficacia

Una pastilla de mala calidad o que hace mal contacto con el disco de freno, incluso que éste sea ya muy delgado, provocan esa sensación. El reemplazo del elemento afectado es imprescindible en todos los casos.

8.- Al frenar en línea recta, el coche se desplaza lateralmente

Este síntoma puede tener su origen en multitud de elementos, incluso algunos que no tienen relación con los frenos, como pueden ser unos amortiguadores en mal estado, una dirección con holgura o neumáticos con presiones inadecuadas, desgastes desiguales o con banda de rodaduras diferentes. Sin embargo, también los frenos pueden producir ese efecto, por ejemplo, si las pastillas de una rueda están engrasadas, cristalizadas o sueltas; casos en los que habría que reemplazarlas. También uno de los cilindros de la mordaza podría quedar bloqueado, lo que exigiría su sustitución; o un disco puede estar en malas condiciones. Incluso una de las tuberías del circuito puede estar deformada. Es, probablemente, el síntoma de avería más difícil de solucionar por la multitud de causas a las que puede deberse.

9.- Los frenos vibran

Pastillas sucias, un muelle roto, rodamientos o rótulas en mal estado provocan esas vibraciones y exigen el cambio de la pieza afectada. También una rueda desequilibrada puede ser la causante de esa vibración o unos discos alabeados, caso éste en el que habría que reemplazarlos.

10.- Los frenos chirrían

De nuevo pueden ser múltiples las causas que provocan este ruido. Una lámina antirruido desplazada, doblada o rota pueden ser la fuente y, en ese caso, habría que sustituir las pastillas del eje completo. También sería necesario si las pastillas tienen polvo incrustado o partículas metálicas; incluso si son de baja calidad. Si rozasen contra el caliper o mordaza habría que lubricar ese punto de contacto para evitar el chirrido, del mismo modo que puede ser que el pistón no se mueva con fluidez, en cuyo caso habría que repararlo, o haya muelles rotos. Unos discos en mal estado o pastillas muy desgastadas, también puede chirriar.

También te puede interesar

- Dudas: ¿qué ventajas y desventajas tienen los frenos de tambor?

- Neumáticos de primera marca vs neumáticos low cost

- Dudas: ¿por qué chirrian los frenos del coche?

 

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.