Publicidad

No mantener bien el coche aumenta la posibilidad de avería: ¿qué debes revisar?

Escatimar en gastos de mantenimiento desembocará probablemente en un desembolso mayor por posteriores averías, por lo que a largo plazo aumenta el gasto.
Carlos Cuesta Chanes -
No mantener bien el coche aumenta la posibilidad de avería: ¿qué debes revisar?

Retrasar las correspondientes revisiones técnicas de nuestro vehículo incrementa un 20 por ciento la probabilidad de sufrir una avería, lo que supone un mayor gasto al tener que pagar por la reparación. Por no mencionar las deficiencias en la seguridad del vehículo que pueden provocar este tipo de conductas. Son datos del gestor inteligente de fianzas personales especializado en ahorro familiar Wiquot.com.

‘Muchas personas, para evitar gastos extra, deciden retrasar la revisión del coche y éste es el mayor error porque, si queremos alargar su vida útil y optimizar su rendimiento, es fundamental cumplir los plazos que marca el fabricante o los estipulados según los kilómetros realizados’, explica el director ejecutivo de Wiquot, David Navarro.

La compañía recuerda que muchas pólizas de seguro cubren una revisión anual, y recomienda controlar todas las coberturas de este tipo para sacarlas el máximo partido. Al margen de ellas, los expertos de Wiquot recomiendan una serie de revisiones periódicas que podemos hacer nosotros mismos, y la frecuencia con la que deben hacerse:

1. El aceite: por cada tres veces que llenemos el depósito, hay que revisar el aceite una vez.

2. El anticongelante: en los meses calurosos basta con revisarlo una vez al mes; en invierno, todas las semanas.

3. Faros: no hay una periodicidad fija, pero hay que circular sabiendo que funcionan adecuadamente.

4. Limpiaparabrisas: habrá que sustituirlos si no eliminan bien el agua o suenan demasiado. Al margen de eso, la recomendación es cambiarlos cada año.

5. Líquido del limpiaparabrisas, de la dirección hidráulica y de los frenos: los niveles de todos ellos deben ser comprobados mensualmente.

6. Líquido de transmisión: también debe revisarse una vez al mes, pero en este caso la comprobación debe hacerse con el motor encendido, pero no caliente, y el freno de mano puesto.

7. Neumáticos: cada 15 días hay que comprobar la presión y revisarlos para asegurarse de que no están demasiado gastados o tienen algún otro desperfecto.

Además, la compañía ofrece un sistema de alertas que avisa cuando llega el momento de realizar una nueva revisión o un cambio de neumáticos, así como el centro homologado más cercano y la mejor oferta.

También te puede interesar

Mantenimiento Diesel vs gasolina: ¿cuál cuesta más? Lo analizamos

¿Cuánto cuesta el mantenimiento de los coches más vendidos?

Consejos para un buen mantenimiento del coche en invierno

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.