Publicidad

Lexus RC 300h, coupé híbrido con clase

El Lexus RC 300h llega al terreno de los coupés deportivos con tres cartas de presentación muy a tener en cuenta: eficiencia, diseño y suavidad mecánica.
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo -

Lexus RC 300h, coupé híbrido con clase

El Lexus RC 300h comparte mecánica híbrida con el IS 300h y el GS 300h, es decir, emplea un propulsor de combustión de cuatro cilindros y 2,5 litros en combinación con un motor eléctrico para rendir un total de 223 CV, la misma cifra que los mencionados híbridos de Lexus. Con el Lexus RC 300h se logran unas prestaciones algo mejores, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y logra una velocidad máxima autolimitada de 190 km/h. El consumo medio es de 4,9 l/100 km, aunque varía dependiendo del equipamiento y, sobre todo, de las medidas de los neumáticos. Estos pueden estar montados en llantas de 18 y 19 pulgadas, dependiendo del acabado elegido. En España habrá tres niveles, Executive, F Sport y Luxury. Cuanto menor sea la anchura del neumático, mejor es la aerodinámica, que parte de un Cx de 0,285 en los mercados en los que se ofrece con llantas de 17". El consumo medio homologado con llantas de 18 y 19 pulgadas es de 4,9 y 5 l/100 km, respectivamente.

El Lexus RC 300h F Sport es la versión más equipada y de aspecto más deportivo, ya que cuenta con algún elemento diferenciador de diseño y parrilla específica. Además de un cuidadísimo interior, dispone de un equipamiento más completo que incluye un cuadro de mandos más elaborado y totalmente digital, con un sofisticado reloj central móvil, así como amortiguadores adaptativos y una puesta a punto específica para la suspensión. En caso de seleccionar el modo de conducción Sport S+, que incrementa la respuesta del motor y la dureza de la dirección, aumenta también la firmeza de la suspensión, con la particularidad de que además se genera una diferencia de dureza entre los amortiguadores del exterior y del interior de la curva, una función pensada para reducir el balanceo de la carrocería. 

En comparación con el IS 300h, el Lexus RC 300h es más largo, ancho y bajo, algo que le proporciona un aspecto más deportivo y unas llamativas proporciones. Sin embargo, sus dos plazas traseras son bastante limitadas para personas de talla alta, por lo que mejor será limitar su uso a momentos puntuales, o únicamente para niños. La distancia entre ejes pasa de 2.800 a 2.730 mm, lo que se traduce en una mayor agilidad en tramos de curvas, donde sale a relucir una elaborada puesta a punto del bastidor y un centro de gravedad muy bajo. Respecto al Lexus IS 300h, la entrada en curva es algo más inmediata, con unas reacciones más ágiles y mayor agarre lateral, pero siempre con total progresividad y facilidad de conducción. La suspensión activa de la versión F Sport se nota mucho y consigue sujetar muy bien la carrocería, de manera que se logran apoyos muy inmediatos y una gran precisión en todo momento, sin apenas balanceo, pero siempre con gran nivel de confort incluso en el modo más deportivo Sport S+ (cuenta además con modos EV, Eco, Normal y Sport S). En modo normal resulta tan confortable como una berlina de lujo gracias a su buena capacidad de absorción. Aunque es un coche rápido y con un bastidor impecable, la siempre protagonista suavidad en la entrega de potencia, a cargo del denominado cambio e-CVT asociado al sistema híbrido, resta cierta deportividad. De hecho, Lexus afirma que no se trata de un coupé deportivo, pese a que resulta muy agradable de conducir. Llevando el cambio en modo manual, en el que se simulan 6 escalones, se puede lograr una respuesta algo más contundente en marchas cortas, pero nunca brusca, de manera que cuesta hacerle perder tracción a base de gas, salvo en suelos resbaladizos. Con todo, el bastidor se deja provocar si levantamos el pie derecho en pleno apoyo, permitiendo al tren trasero redondear los giros con buena progresividad. Eso sí, el sobreviraje requiere cierta aclimatación por nuestra parte, ya que cuando levantas el acelerador bruscamente la entrega de potencia no se detiene instantáneamente. 

Al igual que el Lexus IS 300h, el RC 300h es un coche muy silencioso y refinado, con una sobresaliente suavidad, aunque se aprecia algo más el ruido de rodadura que en el IS 300h, seguramente por la generosa medida de los neumáticos. También cuenta con un sistema —desconectable— que procesa el sonido del motor y lo emite a través de los altavoces para simular que bajo el capó hay una mecánica de mayor envergadura, incluso emulando algunas explosiones y petardeos del escape en el modo Sport S+, aunque no siempre consigue un resultado creíble porque en ocasiones hay un ligero desfase entre el sonido procesado y el real. 

Entre los elementos de seguridad del Lexus RC 300h F Sport encontramos control de crucero adaptativo con sistema precolisión de frenada autónoma, faros bi-led de triple haz, supervisión de ángulo ciego y tráfico trasero cruzado, aviso de salida de carril, monitorización de presión de neumáticos, asistente de luz de carretera y capó activo para la protección de peatones. 

También te puede interesar:

Lista de precios de la gama Lexus RC

Prueba: Lexus RC F, deportivo samurái

BMW M4 vs Lexus RC F, dos coupés para soñar

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.