Publicidad

BMW 330e: a prueba un Serie 3 muy deportivo y eficiente

Este BMW 330e puede parecer formidable porque es híbrido, y usa electricidad para bajar su consumo… y es enchufable. Pero, además, se conduce como un Serie 3 y corre como un gran deportivo.
Luis M. Vitoria.

Twitter: @autopista_es -

BMW 330e: a prueba un Serie 3 muy deportivo y eficiente

El BMW 330e puede ser visto como un Serie 3 tan especial… casi como un M3. La clave en este híbrido enchufable está en que, además de un motor de cuatro cilindros de gasolina y 2 litros de cilindrada, cuenta con un segundo motor, éste ya eléctrico de 65 kW y embutido en el cambio automático. Su energía llega además de una batería que está bajo el suelo del maletero.

BMW 330eSólo con esa electricidad, este BMW 330e puede moverse como una berlina exclusivamente eléctrica en algunas condiciones, siempre con baja demanda de potencia, una aceleración comedida o una velocidad de hasta 125 km/h. También, por supuesto, puede trabajar a la vez que el 2 litros sobrealimentado de 184 CV de potencia (ofrece 252 CV totales conjuntos), de modo que el BMW 330e es capaz así de alcanzar prestaciones semejantes a otros modelos de la gama con motores… ¡de seis cilindros! El 0 a 100 km/h que ha registrado nuestro Centro Técnico le impulsan en sólo 6,2 segundos, mientras que sus adelantamientos de 80 a 120 km/h los resuelve en sólo 4,1 segundos. Además se siente ágil, aunque el peso es alto: el Serie 3 con cuatro cilindros Diesel más pesado se queda en 1.600 kg… y este 330e pasa mucho de los 1.700 kg.

Otra ventaja de este BMW Serie 3 tan especial es que al contar con el trabajo del motor eléctrico se reduce obviamente el consumo de gasolina. Sin embargo, en condiciones normales de uso, si tenemos en cuenta el gasto de ambas energías, gasolina y electricidad, el coste por kilómetro del 330e viene a ser muy similar al de un 330i, por ejemplo. Según ha medido nuestro Centro Técnico, esta berlina gasta 8,1 l/100 km en ciudad, y 6,7 l/100 km en carretera.

BMW 330e: electricidad al poder

Lo que no tiene nunca ese otro mencionado BMW 330i es la posibilidad de trabajar exclusivamente con electricidad, ya no generada por el movimiento del coche como híbrido convencional —energía cinética que es almacenada en la batería de iones de litio, como hace un Toyota Prius, por ejemplo—, sino de hacerlo también con electricidad recibida a través de un cable de la red convencional. Así, en apenas tres horas (seis con un enchufe de bajo amperaje), este BMW recarga la totalidad de la batería, permitiendo entonces tener energía para hacer entre 30 y 40 km por un coste mucho más reducido que si utilizásemos gasolina en ese recorrido: a 4,05 euros/100 km. También hemos comprobado cómo, en 1 hora enchufado en casa, da luego para al menos 11 km en eléctrico, mientras que moviéndonos en el modo Save no sólo almacena electricidad, sino que también se genera más deprisa para luego poderla utilizar.

Si tenemos la posibilidad de hacer todos los recorridos sólo con esa electricidad repostada, dejando el motor de gasolina de «reserva», el BMW 330e entonces hasta sería capaz de conseguir costes por kilómetro inferiores a los económicos BMW 318d y 320d… aunque el precio del coche es también mucho más elevado: los 45.300 euros del BMW 330e contrastan con los 35.000 euros del 318d o los 37.900 del 320d EfficientDynamics Edition. Cuesta, en realidad, algo más incluso que un 330i.

Te invitamos a probar la nueva gama del BMW Serie 3. Pincha AQUÍ, es muy fácil

Ya por dentro, este BMW 330 e ofrece un salpicadero como el de otro Serie 3, salvo por su instrumentación o el botón eDrive: ahí se elige entre Auto (la centralita define qué energía usa), Max (sólo eléctrica) y Save (se reserva electricidad). En la pantalla puede verse el modo en el que trabaja el sistema híbrido, los consumos de ambos motores y el flujo de energía entre componentes. La habitabilidad, por su parte, no varía con la electrificación: este 330e es tan correcto cuatro plazas como un buen compacto. Tan solo con la batería debajo, pierde casi 100 litros de maletero.

En definitiva, el BMW 330e es interesante como objetivo de compra, no sólo por el bajo coste por kilómetro cuando se puede acceder con frecuencia a un enchufe, sino también por sus muy buenas prestaciones si tenemos carga en la batería. Y también es interesante por las ventajas ligadas a su condición de híbrido enchufable: posible acceso a áreas urbanas restringidas al tráfico, aparcamiento sin coste en zonas ORA o circulación por los carriles BUS-Vao incluso con un único ocupante, entre otras.

También te puede interesar:

Así será el próximo Serie 3 y los nuevos motores de BMW

BMW lanzará un X3 eléctrico

Así será el futuro BMW X3

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.