Publicidad

Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic, ¿la mejor berlina media?

El nuevo Audi A4 suma tecnología del Q7 para convertirse en una de las berlinas más sofisticadas de los últimos tiempos. Ligero, cómodo y eficaz, su salto es de gigante.
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo -

Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic, ¿la mejor berlina media?

Bajo la piel del nuevo Audi A4 hay hoy un verdadero sinfín de elementos innovadores. De hecho, si su diseño hubiera avanzado tanto como el resto de apartados, no sólo sería ya una de las berlinas más avanzadas… también sería uno de los coches más espectaculares del momento. Pero en Audi han preferido mantener la discreción habitual con una línea de carrocería demasiado continuista. La revolución, sin duda, va por dentro, a base de una interesante carga de tecnología que afecta a numerosos detalles, casi como si de una caja de sorpresas se tratase.

Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic: mini consumos

Lo primero que te sorprende del nuevo Audi A4 que hoy probamos es este motor de gasolina 2.0 TFSI de 4 cilindros con denominación Ultra, un nombre que en Audi solía ir asociado a mecánicas Diesel de muy bajo consumo. No en vano, apunta, porque homologa sólo 5,1 l/100 km de media. Su secreto es que recurre a un ciclo de combustión poco frecuente, Miller, que a carga parcial abre las válvulas de admisión muy poco tiempo para llenar con poco aire y poco combustible cada cilindro, como si fuera una mecánica de menor cilindrada. En carretera, a ritmos mantenidos y siendo cuidadosos se pueden obtener consumos en realidad prácticamente de Diesel, pues aunque ha registrado 5,97 l/100 km según las mediciones de nuestro Centro Técnico, si el terreno es algo favorable se pueden llegar a ver los 5 litros de media en el ordenador de viaje. Eso sí, tienes que emplearte a fondo e ir muy pendiente de solamente "rozar" el acelerador todo el tiempo, echando un vistazo de vez en cuando al económetro.

El sistema de punto muerto inteligente del nuevo Audi A4 2.0 TFSI Ultra, y que ya estrenó también el nuevo Audi Q7, ayuda bastante cuando hay alguna bajada o cuando tenemos que decelerar muy suavemente. Cuenta con la particularidad de tener en cuenta tanto los datos del navegador como de los radares delanteros, para acoplar o desacoplar la marcha en función del tráfico y de los límites de velocidad. Por ejemplo, si en una bajada empezamos a ganar velocidad y vamos a superar por 10 km/h el límite, acopla la marcha para retener un poco. Igual ocurre cuando el coche de delante aminora, el sistema se anticipa a las situaciones y determina si activar o no la circulación por inercia, quitando mucho trabajo al conductor, que también puede activarlo o desactivarlo con las levas del volante.

Nuevo Audi A4Del mismo modo, hay otro dispositivo de eficiencia predictiva en el nuevo Audi A4 que te indica el momento exacto para dejar de acelerar cuando la inercia acumulada es suficiente para llegar a la próxima limitación (o, por ejemplo, rotonda) a la velocidad correcta sin tocar el freno. Lo hace con muchísima antelación, en sitios donde normalmente a ti no se te ocurre porque todavía queda demasiada distancia. Con estos "trucos", de los que también se aprovecha el control de crucero activo, la media de consumo se va reduciendo y se contiene muy eficazmente. 

Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic: en marcha

Ya de cara a la conducción, el nuevo Audi A4 destaca muy positivamente por su buena insonorización, que se mantiene incluso a muy alta velocidad. La calidad de bacheo es otro de sus puntos fuertes, al igual que la estabilidad… y eso que nuestra unidad equipaba suspensión de serie, sin amortiguadores activos. Otro salto cualitativo importante, fruto de su ligereza (apenas 1.529 kg ha pesado en nuestra báscula), tiene que ver con la agilidad. La berlina enhebra curvas muy rápido y sin esfuerzo, a un ritmo tan elevado que requiere incluso cierta adaptación por tu parte.

Neutro, fácil y con muy pocas inercias, el bastidor de este nuevo Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic va "sobrado" incluso para este motor de 190 CV, al que frenos y chasis casi le hacen sombra. Al acelerar en plena curva la trazada se cierra ligeramente, con leve influencia sobre la dirección si aprovechas toda la potencia, y siempre bajo la supervisión de ayudas electrónicas de acertado tarado, cuya poco intrusiva posición Sport del control de estabilidad ESP te permite involucrarte aún más en la conducción. La trasera va muy sujeta, pero en caso necesario redondea el giro de forma fluida siempre en busca de eficacia dinámica, salvo cuando el pavimento está mojado, situación en la que el coche se vuelve algo subvirador y su poco informativa dirección da menos de confianza.

El cambio S tronic de doble embrague y 7 marchas también es nuevo y funciona a las mil maravillas, aunque en ciudad no logra igualar la suavidad de una transmisión automática por convertidor de par, y tampoco dosificas igual ni la arrancada ni la detención completa. En modo automático, este Audi A4 2.0 TFSi Ultra S Tronic aprovecha muy bien la solvente zona baja del motor. De hecho, en conducción normal intenta mantenerlo en torno a 1.300 rpm. Y a 30 km/h, por ejemplo, ya inserta la 4ª. Por otro lado, cuenta con un sistema Stop/Start de muy rápido funcionamiento y sin sacudidas, que llega a parar el motor algo antes de llegar a 0 km/h. Adicionalmente, si usas el asistente de atascos, el motor arranca en cuanto el coche que nos precede inicia la marcha, aunque para empezar a movernos hay que dar un toque al acelerador. Aquí también puede entrar en juego la conducción semiautónoma, no sólo manteniendo la distancia y parando completamente en caso necesario, sino también actuando sobre la dirección para que el coche siga por su carril de manera automática. Funciona bien, pero no es perfecto y requiere nuestra supervisión.

Audi A4 2016Audi A4 2.0 TFSI Ultra S Tronic: sus luces

Y como guinda a tanta tecnología, nuestro Audi A4 incorporaba también los impresionantes faros Matrix Led, cada uno compuesto por 12 diodos luminosos para la luz larga que se encienden, apagan o atenúan en función de las condiciones que nos rodean. Cada led se encarga de iluminar una zona concreta de la carretera y de su entorno, en función de los datos obtenidos por la cámara frontal y el navegador (se anticipan a las curvas). Su claridad y alcance es tal que, cuando activas las largas, al encenderse progresivamente los diodos desde el centro del faro hacia afuera, da la sensación de que un telón de oscuridad se abre ante nuestros ojos para revelarnos la carretera totalmente iluminada, aportando una visibilidad excelente. Y cuando hay tráfico, los ledes de las luces largas automáticas se van apagando selectivamente por columnas para no deslumbrar a otros conductores, generando zonas de sombra a la carta que pueden ser bastante complejas para cubrir a varios vehículos en diferentes carriles, incluso en carreteras con curvas. Como inconveniente, el reflejo en algunas señales deslumbra más que con un faro convencional, pero ningún conductor nos dio ráfagas para quejarse, lo que denota su buen funcionamiento. Un verdadero lujo.

Ante tanta tecnología y capacidad dinámica no entraremos hoy mucho en valorar su habitabilidad. Sólo debes saber que, a un fantástico aislamiento, suma un espacio interior más que correcto para cuatro ocupantes, aunque, como casi siempre en este tipo de berlinas, el voluminoso túnel central condiciona el acceso a un 5ª ocupante. Sin ser gigante, el maletero ofrece muy buena capacidad (470 litros medidos por nosotros) y formas regulares, además de alguna solución para organizar la carga y ganchos para bolsas.

En conjunto, podemos decir que el nuevo Audi A4 resulta dinámicamente irreprochable, ágil, cómodo, ligero y con una gran eficiencia. Pero no es eso lo que más llama la atención de la nueva berlina, sino el hecho de que esté tan cargada de tecnología que casi podría pasar por un nuevo Audi A8 en miniatura.  Ha dado un salto de gigante en todos los apartados.

También te puede interesar:

Audi A4 Allroad Quattro, ahora en variante aventurera

Audi  H-Tron quattro, anticipo del futuro A8

Audi R8, el mejor coche deportivo según nuestras pruebas

 

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.