Publicidad

Audi Q7: el mejor futuro de Audi

Cuando conozcamos la futura generación del Q7 (2015) que está preparando Audi, no veremos simplemente un actualizado y avanzado sustituto del actual modelo, sino el producto más sofisticado y vanguardista de la marca.
Lorenzo Alcocer -
Audi Q7: el mejor futuro de Audi

A medio plazo no nos deberíamos sorprender sin los Q de Audi se convierten, por sugerencia de los clientes, en la columna vertebral del fabricante alemán. Hoy día los Q suponen el 25 por ciento de la gama de Audi y para 2020 podrían representar más del 40 por ciento... y ahí donde haya hueco para otro inédito Q, Audi lo ocupará.

 

Antes de conocer un nuevo Q, en el calendario de la marca toca renovar profundamente su buque insignia, el Q7. Para ello, la marca ha desarrollado una nueva plataforma modular específica para los Q con motor longitudinal, que favorecerá desarrollar muchos más modelos y variantes... por arriba y por debajo del Q7.

 

Con el paso dado por el Mercedes Clase S, la electrónica también será clave en el Q7. El avance en esta materia le permitirá, por ejemplo, que pulsando un simple botón el Q7 localice dónde aparcar y lo haga de forma completamente autónoma. También de forma autónoma se desplazará en atascos, como frenará ante la evidencia de un atropello o colisión, gracias al análisis del tráfico y el entorno circundante.

 

Como todo desarrollo actual, la reducción de peso será uno de los principales objetivos del Q7. Hasta 360 kilos dicen que se ahorrará con la fabricación modular y otras eficientes medidas. Tanto es así, que el futuro Q7 podría dar la bienvenida a un bloque 2.0 TDI, que en su última evolución rinde ya 190 CV.  Los bloques de 4 cilindros también podrían ser la base de  la correspondiente versión híbrida, que se aprovechará de la tecnología desarrollada para el A3 eTron con recarga externa en toma doméstica de 220 voltios. Pero tampoco faltarán "nobles" mecánicas  V6 y V8, que al fin y al cabo todavía son vistas como parte de la exclusividad y prestancia.

 

En las versiones de gasolina TFSI, Audi irá generalizando su estrategia técnica de desactivación de cilindros en función a la demanda de respuesta del conductor y los Diesel también mejorarán su eficiencia, además aumentando la potencia. En este sentido, ya se deja escuchar que el bloque 4.2 V8 TDI pasará a rendir 400 CV, reduciendo sus consumos.

 

Por dentro, la tecnología no solo supondrá un avance en seguridad y también proporcionará soluciones de confort para hacer del Q7 un verdadero salón rodante para hasta 7 pasajeros. La suspensión neumática será condición básica, como un sistema multimedia con acceso a internet individual para cada pasajero. Los estándares de calidad serán los mismos que en la berlina de representación de la marca, el A8, cuando en muchos mercados el Q7 se ve como la alternativa natural a la berlina tradicional y esperan que sea el automóvil más avanzado de Audi.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.