Publicidad

Volkswagen revoluciona el arranque en frío

Solo diez segundos después de arrancar en frío, el sistema de limpieza del escape ya estará en condiciones de funcionar, dice Volkswagen de su nuevo tricilíndrico de gas 1.0 TGi.
Miguel García Puente.

Twitter: @Miguelgpuente -

Volkswagen revoluciona el arranque en frío

En el tradicional congreso de motores de Viena, donde cada año los ingenieros intentan deslumbrar a sus colegas con sus trabajos, Volkswagen ha decidido sacar pecho un motor alimentado por gas natural, denominado 1.0 TGi, que presume de una bajísima emisión de contaminantes.

Si al alimentar los motores de gasolina con gas natural ya tienen emisiones reducidas, Volkswagen dice emplear un ardid para bajar los contaminantes como nunca hasta ahora. Su truco es alimentar uno de sus tres cilindros con una mezcla pobre de combustible durante la fase de calentamiento, lo que genera unos gases de escape muy calientes. Gases calientes, más una sonda lambda calefactada que entra en temperatura de trabajo en solo diez segundos para comenzar a regular la inyección, algo imprescindible para el funcionamiento del catalizador de escape. Señalan que la sonda lambda calefactada eléctricamente es capaz de trabajar incluso si aún existe condensación residual en el tubo de escape. El tiempo habitual de comienzo de trabajo es de entre 20 y 30 segundos. Prácticamente el 90 por ciento de las emisiones emitidas durante el ciclo de homologación se emiten en estos primeros instantes de funcionamiento; el restante 10 por ciento durante los casi 1.200 segundos que dura la prueba.

Durante la fase de calentamiento los motores necesitan una mezcla rica en combustible, para evitar su calado. La estrategia de Volkswagen en su futuro 1.0 TGi dicen que consiste en que los otros dos cilindros sí se alimentan con mezcla rica. No avanzan si hay otras estrategias para mantener el giro regular del motor en esta fase, dado que funcionará casi como un dos cilindros, puesto que el tercero funciona más como un generador de gases calientes. Todos los fabricantes tienen estrategias especiales para el funcionamiento del motor en esta fase de calentamiento, la mayoría consistente en un régimen de ralentí mucho más elevado que el normal. La eficacia de los catalizadores en los motores de gasolina es tan elevada que compensa emitir más contaminantes, siempre que se acelere la activación y puesta en marcha del catalizador. En el caso de VW, presumiblemente el sacrificio es tener un cilindro emitiendo muchos NOx, pero un periodo de tiempo mucho más corto de lo habitual.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.