Publicidad

Así serán el próximo Serie 3 y los nuevos motores de BMW

Con el nuevo Serie 5 a la vuelta de la esquina, BMW ya trabaja en su nueva Serie 3. La próxima generación de la berlina estrenará también nuevos motores. Te contamos todo.
Miguel García Puente.

Twitter: @autopista_es Ilustraciones: Schulte y BMW -

Así serán el próximo Serie 3 y los nuevos motores de BMW

Si mundialmente G20 es una reunión de gran importancia, en BMW significa la revolución a lo grande: el nombre interno de la futura generación de BMW Serie 3 que deberíamos ver por primera vez a finales de 2018. Las recreaciones por ordenador de nuestro colaborador (Schulte) no suelen fallar, pero tampoco la intención de BMW puede ser otra que mantener el valor residual de sus modelos bien alto.

Así se puede entender que el futuro BMW Serie 3 aportará un gran salto adelante en el lenguaje exterior, pero entrando fluido en la iconografía de la marca. En lo estilístico, se llenará sin duda de guiños a la última Serie 7… lo que deja ya bien claro que todo el contenido tecnológico que ha recibido el buque insignia irá sin duda rápidamente trasladándose a los segmentos inferiores. A aquellos en los que BMW hace los grandes volúmenes de ventas.

La verdadera mutación del próximo BMW Serie 3 de nueva generación será, más bien pues, hacia dentro. Los rumores apuntan a que será mucho más limpio, claro y progresivo que el actual, combinando reconocimiento de gestos y relojes analógicos, pero con inspiración en el interior del BMW i Vision. Está claro que el tránsito hacia la conducción autónoma requiere ir simplificando en lo visual la complejidad interna creciente.

BMW Serie 3: fibra de carbono 2.0

En lo invisible, el nuevo BMW Serie 3 recibirá los cambios estructurales en los que trabaja ya la marca en busca de la ligereza. Pronto lo veremos en la Serie 5, cuyo modelo aún vigente fue pionero en el uso de acero y aluminio. Sin duda, recibirá también carbono, como ya hemos visto en el interior de los pilares A de los BMW erie 7 para aportar una resistencia extra a la carrocería.

BMW Serie 3 2018Resistencia creciente y peso a la baja, porque a pesar de que la próxima generación de BMW Serie 3 vaya a crecer en tamaño, perderá unos 80 kilos de peso en el camino. BMW ya nos ha dejado ver nuevas tecnologías de construcción en carbono, que mediante unos moldes extraíbles, a modo de preformas, permiten conformar piezas de mayor tamaño que las vistas del Serie 7 y de modo económico. Y también ese objetivo, cómo fabricar piezas de fibra con elementos metálicos embebidos, en los que poder atornillar otras piezas. No sería descartable que ésta sea la vía, no solo la combinación de acero y aluminio, que conduzcan a que el Serie 3 nuevo sea todo lo ligero que está previsto... para luego poder engordar a base de nuevos elementos tecnológicos en su camino digital y no perder el dinamismo que siempre le ha caracterizado.

BMW Serie 3: nuevos motores

Si decimos que llegará con el Serie 3 una familia de motores revisada a BMW, basados en cilindrada unitaria de 500 cm3, no creas que es lo que ya conocías. Se basa en ella, pero lo cambiarán todo para las normativas anticontaminantes venideras, incluidos el ensayo global o de conducción en uso real.

Del motor seis cilindros Diesel de cuatro turbos ya hemos hablado mucho, pero lo importante para el nuevo BMW Serie 3 serán los modelos de tres y cuatro cilindros, que heredarán parte de sus "paquetes tecnológicos"… o esos motores de gasolina que recibirán el "esperado" filtro de partículas, como ya hicieron los Diesel. El objetivo generalizado de la remodelación es reducir el consumo entre el 2,5 y el 5 por ciento.

Para conseguirlo, el BMW 316d dejará de ser un 4 cilindros y pasará a tener 3. El siguiente escalón, el BMW 318d, conservará su potencia de 150 CV, pero su par subirá un diez por ciento, hasta 35,7 mkg de máximo. El BMW 320d seguirá como hasta ahora en potencia y par (se ignoran aún los regímenes), pero si el reestilizado 325d GT ofrece 224 CV, la futura generación saltará a 231 CV de potencia. ¿Fruto de alteraciones someras de la centralita, como piensan algunos? Pues no, los cambios entrañan una profundidad pasmosa.

Nuevo motor BMWTodos los motores de cuatro cilindros Diesel necesitarán dos turbos en cascada y la inyección subirá a presiones de entre 2.200 y 2.700 bares (se emplearán tanto inyectores piezo como de solenoide), incorporando un sensor de cierre de aguja para garantizar el buen funcionamiento durante todo su ciclo de vida. La EGR se subdivide en alta y baja presión y los equipos de limpieza se refuerzan para tratar los NOx mediante la aplicación simultánea de un filtro-trampa de NOx y una reducción en continuo SCR, con urea. Además, la centralita podrá desconectar la bomba de agua para acelerar el calentamiento y también la refrigeración por aceite de los pistones. A los cilindros del Diesel se les da forma de tronco de cono para que, ya en caliente, adquiera por dilatación programada la forma cilíndrica y se reduzcan las fricciones. Con la misma intención se dará un tratamiento de plasma a su superficie. Por supuesto, todos los motores llevarán árboles de equilibrado. ¿Simple, verdad?

En gasolina se aligerarán en BMW hasta 5 kilos los motores de 3 cilindros, y 8 kilos los de cuatro cilindros, especialmente importante porque parte de ello se realiza en el cigüeñal. Esto ayudará a un aumento de par y potencia, cuyo objetivo es 5 kW (unos 7 CV más) y 2 mkg comparado con los motores actuales, todo ello con ahorros en consumo y superando las normativas de contaminación venideras. Lo más notable es la adopción de una inyección a 350 bares, con nueva geometrías del chorro, que junto con un colector de escape integrado en la culata, una refrigeración separada de bloque y culata, y una cadena de distribución simple constituyen modificaciones "notables". Por mucho que mute hacia la conectividad como ahora veremos, BMW no puede olvidar sus bases de "Fábrica de motores de Baviera".

BMW Serie 3 Touring 2018BMW Serie 3: más conectividad

Y es que, si en el actual restyling del BMW Serie 3 GT se ha incorporado una interface de usuario con la misma presentación que el Serie 7 (más del estilo de iconos de windows 10, que de menú de carpetas), cuando llegue la siguiente generación BMW estará ya inmersa en una espiral que Thom Brenner, vicepresidente de Servicios Digitales de BMW denominaba "acelerar a la velocidad de internet". Quieren que BMW sea el paradigma de coche conectado, ese coche que se convierte en un instrumento aún más práctico (y deseado) que el teléfono móvil. De hecho, pretenden entrar en ciclos de renovación de software de esa "capa" a la que tiene acceso el usuario y con la que interacciona, de seis semanas, como en el mundo del móvil.

Te invitamos a probar la nueva gama del BMW Serie 3. Pincha AQUÍ, es muy fácil

En su último lanzamiento (BMW Connected), la marca alemana juega la carta de servir a la gran mayoría de usuarios, sin hacer cambiar a cada uno su teléfono inteligente, y presumen de que, mientras otros hablan, ellos ya tienen la base para "enseñar al coche a ayudarte y pensar por ti". Por supuesto, todo gira en principio al teléfono móvil y se refiere a su sistema de información en la nube (basado en la plataforma de Microsoft Azure), gracias a la cual, en menos de cinco minutos podrás integrar tu vida digital en el coche y comenzar a "beneficiarte de los servicios que irá ofreciendo desde agosto BMW". Es decir, la chapa del G20 podrá parecer una evolución clásica, pero cuando BMW lance este Serie 3 ya habrá desplegado su concepto de "compañero de movilidad personal" en su interior, gracias a que la nube de Microsoft es escalable e irá cogiendo volumen progresivamente con la nueva Serie 7 y luego la Serie 5.

También te puede interesar:

Ofensiva BMW: todas las novedades hasta 2020

BMW X3 2017: así será

Así será el BMW X2

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.