Publicidad

BMW i8 Spyder, espectáculo ecológico

El prototipo BMW i8 Spyder se trata de la versión descapotable del superdeportivo híbrido i8. La marca alemana lo presentará de forma oficial en el próximo Salón del Automóvil de Nueva York. Sus impresionantes números son toda una gran demostración del nivel de perfeccionamiento tecnológico logrado por BMW: 354 CV, un consumo medio de 3,0 l/100 km, una aceleración de 0 a 100 km/h en 5 segundos...
-
BMW i8 Spyder, espectáculo ecológico
La familia BMW i de vehículos eléctricos e híbridos de BMW da la bienvenida a un nuevo miembro: el i8 Spyder. Su versión prototipo debutará oficialmente en la próxima edición del Salón del Automóvil de Nueva York. La base técnica de la que parte es la del i8 híbrido Coupé de cuatro plazas en configuración 2+2, aunque el i8 Spyder prescinde del techo y de la segunda fila de asientos, por lo que estamos ante un deportivo híbrido, biplaza y descapotable.

Galería relacionada

BMW i8 Spyder

Al igual que el i8 Coupé de cuatro asientos, el nuevo BMW i8 Spyder recurre a la arquitectura técnica LifeDrive, constituida por varias partes fundamentales. La primera de ellas, formada por el módulo Life, en la que la fibra de carbono con plástico reforzado (CFRP) es el material principal. Este módulo Life es el elegido para el habitáculo. Por otro lado, en el módulo Drive toma protagonismo el aluminio y diversos derivados del mismo. En él, se alojan todos los sistemas operativos para poder impulsar al vehículo, tales como los dos motores, el propio chasis y los sistemas de seguridad del i8 Spyder. El i8 Spyder presenta un diseño tremendamente aerodinámico propio de las naves espaciales vistas en innumerables películas de ciencia ficción. En su impresionante fachada destacan numerosos elementos como las puertas y su sistema de apertura (de tipo élitro o insectoide), la ausencia en las mismas de ventanillas y la incorporación de un panel de vidrio transparente en la parte trasera. Comparado con la versión i8 Coupé, el BMW i8 Concept Spyder tiene una distancia entre ejes y una longitud ligeramente más cortas. Pero es bajo su provocativo diseño donde encontramos lo realmente interesante del i8 Spyder: su tecnología híbrida.

En el eje delantero del BMW i8 Spyder, hay un motor eléctrico de 96 kW (131 CV) que opera conjuntamente con un motor de gasolina 1.5 tricilíndrico turboalimentado de 223 CV), éste colocado en el tren posterior. Según BMW, el i8 Spyder puede llegar a ofrecer una potencia máxima en determinados momentos de hasta 354 CV con un par motor máximo de 550 Nm. Esta base técnica permite al i8 Spyder acelerar de 0 a 100 km/h en unos cinco segundos, con una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h y un consumo medio de combustible de unos 3,0 l/100 km. La batería es de ión-litio y va ubicada en una posición inferior entre el eje delantero y el tren posterior, lo que repercute en un centro de gravedad muy bajo y un reparto muy óptimo de pesos del 50:50 por ciento. Esta batería se puede recargar de dos formas: parcialmente cuando el coche está circulando gracia al sistema de recuperación de energía en frenadas y deceleraciones, por un lado, y por otro, enchufándola a la red eléctrica -en unas dos horas, la batería se habría recargado, según datos iniciales de BMW-. De esta forma, el BMW i8 Spyder es un deportivo híbrido de tipo Plug-in o enchufable. Con la batería de ión-litio en su nivel máximo -hay que recordar, que por cuestiones de seguridad y fiabilidad, una batería en un coche híbrido o eléctrico no puede llegar nunca al cien por cien de su capacidad- el BMW i8 Concept Spyder puede recorrer unos 30 kilómetros recurriendo únicamente a la electricidad. Una de las peculiaridades del i8 Spyder es su capacidad para enviar la fuerza disponible al eje delantero, al posterior o a los dos de manera simultánea. El conductor puede visualizar en el display del habitáculo el modo de circulación seleccionado y supervisar la actividad de las dos fuentes de impulsión -eléctrica y térmica o de combustión-. Si el conductor selecciona el modo ECO PRO de ahorro de energía, el display adopta una tonalidad azulada; por otro lado, si seleccionamos el modo SPORT, la instrumentación cambia a un tono anaranjado.

Fiel a su esencia moderna y futurista, el BMW i8 Spyder puede estar dotado de un vanguardista equipamiento, en el que destacan entre otros dispositivos el sistema de alerta por colisión ayudado por una cámara y varios sensores, el asistente de ayuda al Aparcamiento Parking Assistant y el sistema de aviso y de información vía GPS y navegación que informa en tiempo real del nivel de tráfico en las carreteras. Como no podía ser de otra forma, la conectividad también está presente en este prototipo, ya que a distancia el conductor podrá consultar a través de su smartphone el estado de carga de la batería así como los lugares disponibles para poder cargarla o los lugares indicados para el estacionamiento de vehículos eléctricos e híbridos, entre otras múltiples aplicaciones. En definitiva, el futuro en BMW se escribe con la letra "i", la encarnada por los prototipos i3, i8 Coupé e i8 Spyder. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.