Publicidad

Audi SQ7, vitamina S para el Audi Q7

No será el Q7 más potente de la historia, pero si el más rápido de todos los tiempos. Se trata del Audi SQ7: 435 CV, 900 Nm de par, 7,5 l/100 km... Y una infinidad de soluciones inéditas.
Raúl Roncero.

Twitter: @Rron0_autopista -

Audi SQ7, vitamina S para el Audi Q7

De un primer bombazo lanzado dentro del marco del Salón de Ginebra, el Audi Q2, a otro, el SQ7, aprovechando la presentación de resultados económicos. De extremo a extremo, está claro que el SUV es pieza clave en la estrategia de la marca y para muestra, esta declaración de intenciones, demostración de cómo y cuánto puede evolucionar Audi una mole con más de 5 metros de largo. Atento, porque viene cargado de soluciones, alguna de ellas inéditas.

Audi SQ7, el Q7 más rápido de todos los tiempos

No el Q7 más potente de la historia. Seguro que recordarás aquél Audi Q7 V12 TDi de 500 CV y 1.000 Nm de par. Ni el primer S Diesel, combinación que Audi ya hizo realidad en otro SUV, el Audi SQ5. Y es que, no se trata sólo de velocidad, sino de velocidad y autonomía. Audi ha partido para la ocasión del V8 4.0 TDi, pero desarrollándolo prácticamente desde una hoja en blanco, reforzándolo y asistiéndolo con soluciones jamás vistas en un propulsor de serie.

Audi SQ7 traseraEmpecemos por el cuánto para pasar luego al cómo: 435 CV, 900 Nm de par, 0 a 100 km/h en 4,8 segundo y 7,4 l/100 km de consumo medio —5,5 s y 11,3 l/100 km son las cifras de aquel Q7 V12 TDi de primera generación—. Arrollador. Veamos ahora la soluciones. El V8 tiene exactamente 3.956 cm3 y sus dos bancadas están dispuestas a 90 grados con la parte de admisión en el exterior y la de escape en el interior. Ahí, dentro de la V, se encuentras dos turbocompresores con funcionamiento secuencial que, como absoluta novedad, no sólo pueden ser movimos por gases de escape, sino adicionalmente por un compresor eléctrico alimentado por una red secundaria de 48 voltios. 7 kW es la potencia del motor eléctrico que mueve el compresor, con un retardo de respuesta de sólo 250 milisegundos y capaz de girar hasta 70.000 rpm. Si la sobrealimentación había reducido ya sus tiempos de respuesta a mínimos históricos, con esta nueva tecnología habrán pasado a la historia.

Este compresor eléctrico está ubicado detrás del intercooler y asiste a los dos turbos tanto a baja,  media como alta carga, dependiendo de las necesidades de aire que tenga este V8 que, cómo no, incorpora otra primicia más: la interconexión de ambos turbos no se realiza a través de un complejo entramado de válvulas y conexiones exteriores, sino que nace desde dentro del propio motor. Dentro del sistema Audi Valve Lift —distribución variable con modificación en tiempo y alzada—, conocido en los motores de gasolina de la marca e implementado por primera vez en un Diesel, se esconde toda esta estrategia: individualiza la salida de cada una de las dos válvulas de escape de cada cilindro para, con sólo una de ellas abierta, “lanzar” de manera óptima y rápida al primer turbocompresor; o abre las dos válvulas en su correspondiente ciclo para cargas medias y altas y poder generar energía suficiente para mover el segundo de los turbocompresores o ambos a la vez.

Audi SQ7 interiorEn cualquier caso, el compresor eléctrico queda latente para esos momentos valle o transitorios de sobrealimentación, proporcionando una respuesta, plana, llena y, a tenor de los 900 nm de par, imagino que también aplastantemente vigorosa. El compresor recibe la energía de un subsistema de 48 voltios alimentado a su vez por una batería específica adicional de iones de litio ubicada en el maletero, con una capacidad nominal de 470 Wh. No sólo puede apoyar al sistema principal de 12 voltios —así, evita la continua recarga de baterías—, sino que además es la fuente de energía principal para otro de los elementos que hacen que el Audi SQ7 pueda ser tan efectivo como promete: el control de balanceo  mediante estabilizadoras activas. Mientras que la suspensión neumática es de serie, las citadas estabilizadoras activas se ofrece dentro de un paquete dinámico opcional que comprende otro dos módulos adicionales implicados en la prestación dinámica: el diferencial trasero deportivo y la dirección a las cuadro ruedas, todo un desafío de ingeniería.

La transmisión de fuerzas, por su parte, corre a cargo de una caja de cambios Tiptronic de 8 velocidades rediseñada al completo para resultar tan rápida como eficiente. Integra el diferencial central autoblocante, el corazón de la tracción total quattro y también permite que el Audi SQ7 pueda avanzar en modo inercia. Decoración exterior que identificarás por sus espejos en aluminio pulido, un diseño diferente de la parrilla, tomas de aire y salidas de escape específicas o llantas de 20 pulgadas, ambiente interior mucho más selecto y un equipamiento que enfatiza el lujo, confort, seguridad y atención por el detalles son otras de las señas de identidad del nuevo Audi SQ7, modelo que se pondrá a la venta en Europa en primavera de 2016.

También te puede interesar:

Audi Q2, la nueva saga Q urbana

Audi Q7 3.0 TDi quattro Tiptronic, la prueba

Todas las novedades del Salón de Ginebra

Nueva tracción total quattro ultra de Audi

Galería relacionada

Audi SQ7, fuerza S en el Q7

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.