Publicidad

Los vehículos “tuning”, un problema

Los vehículos “tuning” son “un problema” para las inspecciones de la ITV porque “no cumplen con la legislación vigente”, según explicó ayer el director técnico de la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la ITV (AECA-ITV), Guillermo Rodríguez Martín.
-
Los vehículos “tuning”, un problema
Estos “vehículos artesanales” no han realizado ensayos específicos y pueden suponer “grandes problemas” en caso de accidentes, según explicó Rodríguez Martín durante su ponencia en un seminario sobre la ITV en la sede de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC), en Laredo, en el que también intervino el jefe de sección de Tecnología y División Transportes de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas, Juan Antonio Ramos García. En este sentido comentó que por ejemplo “la incorporación de un DVD en la parte delantera del vehículo puede provocar que, en caso de accidente, la persona se golpee contra el aparato”, y destacó también que la reglamentación europea actual cuida que “el vehículo no suponga una amenaza, tanto para los ocupantes como para los peatones”. Rodríguez Martín habló además sobre la personalización de los vehículos y acerca de la normativa que aplica la ITV para que ese tipo de vehículos no supongan un peligro, e indicó que en España “hay un decreto que contiene 45 reformas tipificadas que afectan a los vehículos personalizados”. Sin embargo llamó la atención sobre los accesorios desmontables que “en muchos casos los usuarios eliminan temporalmente cuando acuden a la ITV y luego circulan con ellos de manera irregular sin que cumplan la normativa”, dijo.

En su opinión, los vehículos personalizados acuden a las inspecciones porque “al circular con un coche tan llamativo es probable que las fuerzas de seguridad les sometan a todo tipo de controles”, aunque matizó que “la mayoría acuden a la ITV para que figure en su documentación que todas las modificaciones del vehículo están dentro de la legalidad”. Por otra parte, subrayó que una persona que invierte varios millones en la modificación de su coche “no es un peligro potencial en cuanto a seguridad vial porque es probable que no quiera destrozar su coche, pero hay riesgos potenciales que los conductores de estos vehículos desconocen”.

En otro orden de cosas, Ramos García abordó la aplicación de los reglamentos de Naciones Unidas a los automóviles y explicó que este organismo mundial ha desarrollado tres acuerdos internacionales “para regular los reglamentos para la construcción de los vehículos y las normas de inspección técnica periódica de los vehículos”.

Según el experto, desde 2006 todos los países pueden aplicar este reglamento que hace referencia a la seguridad, activa y pasiva, a la protección del medio ambiente con el control de emisiones, y a los dispositivos antirrobo de los vehículos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.