Publicidad

Los increíbles fraudes de conductores a las compañías de seguros

Seis de casa 100 lesiones por accidentes de circulación esconden un fraude, ya sea por una simulación del siniestro o por una exageración del daño parecido. Para muestra, aquí tienes tres increíbles ejemplos.
Sonia Recio.

Twitter: @CocheActual -

Los increíbles fraudes de conductores a las compañías de seguros

En 2016 aumentaron los casos de fraude al seguro, especialmente en el ramo de automóviles, según el sondeo realizado por Unespa (Asociación Empresarial del Seguro) entre sus entidades asociadas con motivo de la entrega de los XXIII Concurso sectorial de detección de fraudes, que organiza Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA).

En el ramo de los automóviles repuntaron los casos detectados en percances de responsabilidad civil con personas lesionadas y en los partes por robo. Sólo las coberturas de responsabilidad civil por daños materiales y otras garantías anotaron una caída de los intentos de estafa.

El sector de autos continúa siendo el epicentro de los intentos de engaño. Seis de cada 100 lesiones por accidente esconden un fraude, ya sea por simulación del siniestro o por una exageración del daño padecido. Estos son los tres casos galardonados este año en el concurso de ICEA: juzga tú mismo.

Lesiones de menor gravedad

Un grupo de jóvenes viajan en un coche por una carretera de Zaragoza cuando sufren un accidente por conducción temeraria y todos sus ocupantes terminan lesionados. La peor parada es una chica, que sufre traumatismo craneoncefálico severo y permanece varios días en coma. Al despertar, sus habilidades cognitivas se han visto afectadas y los médicos pronostican una futura dependencia.

En una consulta, uno de sus médicos nota cambios en su actitud. Investigan las redes sociales y descubren que hace vida normal: las consecuencias del accidente, aun existiendo, no han sido tan graves como ella simula.

Al llegar el expediente al juzgado, el fiscal reclama una indemnización próxima a los 750.000 euros y el abogado de la afectada solicita más de un millón de euros. Las pruebas que presenta la aseguradora desmontan la tesis de la accidentada y la indemnización final queda en unos 230.000 euros: la sentencia reconoce una incapacidad permanente total pero no otorga compensación por ayuda de tercera persona ni por daño moral de los familiares y tampoco se produce desembolso alguno por gastos ni por intereses.

Todo queda en familia

Una pequeña localidad de la provincia de Toledo es el escenario del siguiente fraude. Una mujer, que trabaja para el ayuntamiento del pueblo en el que reside, colisiona con su vehículo contra el de  otra mujer que, casualmente, es la siguiente persona en la lista de empleo del mismo consistorio.

Lo extraño del caso es que el golpe se produce fuera del trayecto natural que une los domicilios de las implicadas con su lugar de trabajo, que las dos accidentadas eran amigas y que ambos coches iban al máximo de su capacidad, con maridos e hijos incluidos.

Las pesquisas efectuadas por la compañía de seguros acumulan indicios suficientes para que la juez ordene un interrogatorio de todos los implicados. En él las declaraciones de las víctimas estaban llenas de incongruencias, por lo que se desenmascaró el intento de fraude.

El participante misterioso del rally

Una pareja tiene un accidente con su Porsche Cayman en una carretera sinuosa: su vehículo se sale de la vía y colisiona contra la mediana. El resultado es un daño en el lateral de la carrocería con un coste de 14.000 euros. En la llamada al seguro, la operadora oye de fondo la frase “y en el último tramo”, lo que hace despertar sus sospechas, dando comienzo a una investigación.

Tramo es una palabra referida a los rally, por lo que la aseguradora comienza a investigar si hubo competiciones en la zona del accidente. Efectivamente, se celebró un rally, pero no hay datos de la participación de un Porsche Cayman. No contentos con el resultado, continúan las pesquisas, esta vez en un foro de coches, donde uno de los participantes sí tiene constancia de ese vehículo y, además, tiene fotos de su presencia en la carrera. El vehículo estaba forrado de pegatinas de los patrocinadores que fueron convenientemente retiradas al dar el parte.

Obviamente, la compañía aseguradora no se hizo cargo del accidente, ya que en las pólizas se excluye específicamente los incidentes ocurridos por la participación en pruebas competitivas. 

También te puede interesar:

¿Cuántos vehículos con seguro circulan por España?

Los seguros de coches por días, un nuevo servicio a la carta

Seguros de coches: ¿cuánto pagan de más los conductores jóvenes?

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.