Publicidad

El costurero, el sommelier, el probador de asientos… profesiones curiosas del motor

¿Sabías que detrás del olor a coche nuevo hay un equipo de sommeliers? ¿O que todo coche tiene un “primer conductor”? Te contamos algunas de las curiosas profesiones en la fabricación de un vehículo.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

El costurero, el sommelier, el probador de asientos… profesiones curiosas del motor

Cuando hablamos de la fabricación de un vehículo, lo primero que nos viene a la mente son profesiones como diseñador, ingeniero o trabajador de línea. Sin embargo, existen otras profesiones más desconocidas, pero no por ello menos importantes, y que requieren altas dosis de artesanía, creatividad y precisión. Estas son algunas de ellas.

El primer conductor. El equipo de expertos conductores recorre dos millones de kilómetros al año para poner a prueba todos los coches que salen de la fábrica de Seat en Martorell en un año. Se dedican a estudiar el rendimiento de los vehículos justo al salir de la línea de montaje y lo hacen en un circuito ad hoc con seis tipos de pavimento diferentes. Los prueban a distintas velocidades por adoquines o desniveles y se aseguran que no se produzcan ruidos molestos. Durante el recorrido, también comprueban el buen funcionamiento del claxon, las luces o los frenos.

El escultor de arcilla. 2.500 kilos de barro y 10.000 horas de trabajo son las que necesita este artista para crear artesanalmente coches de arcilla a tamaño real que duplican el peso de cualquier vehículo. Son los llamados “clay models”, elaborados con una espátula y que permitirán apreciar las formas del coche antes de congelar su diseño.

El costurero de los coches. Hilvana a mano los patrones de la tapicería del vehículo, pensando en la mejor combinación de colores y materiales, que deben encajar con la personalidad de cada coche. Necesita más de 30 metros de costura para tapizar un coche entero y tiene que trabajar hasta dos años vista.

El probador de asientos. Su cometido es dar con el asiento ideal. Junto con su equipo, tienen que comprobar el abatimiento hasta 20.000 veces por cada variante de asiento. Deben encontrar la espuma, el tejido, la estructura o el cosido ideal que se adapte a diferentes tipos de cuerpo y condiciones exteriores. Se aseguran también del correcto diseño del reposacabezas, que evitará posibles lesiones cervicales.

Sommeliers del automóvil. Su objetivo, el ya famoso “olor a coche nuevo”, y su herramienta de trabajo, la nariz. El equipo de químicos, como se conoce, realiza más de 400 tests olfativos al año, exponiendo el coche a temperaturas de 60ºC. Y valga como dato curioso que estos profesionales no pueden fumar ni llevar perfume para que los resultados de las pruebas no aparezcan alterados.

También te puede interesar

Así se diseña un coche desde la arcilla

¿Por qué los médicos recomiendan los asientos del Opel Astra?

El asiento de tu coche será inteligente y te reconocerá

Te recomendamos

Mucho antes de que se inventara el distintivo ecológico oficial, siete millones de L...

Si el nuevo BMW Serie 5 ya ha sorprendido por refinamiento, tecnología y tacto de con...

ALD cumple 25 años consolidada como una de las compañías líderes del sector tanto en ...

Se dice que está en tu mano ahorrar, o en tu pie derecho, pero puedes conseguir que e...

Si el automóvil europeo presume de emplear la tecnología más avanzada, en la localida...

10 semanas de entrenamiento para que consigas completar una competición de larga dist...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.