Publicidad

¿Los despidos de Nissan encubren un plan de deslocalización?

La marca japonesa ha optado oficialmente por llevar a cabo el expediente de regulación de empleo (ERE) que anunció hace unos meses. Un total de 1.680 trabajadores estarán en la calle en 2009. Los sindicatos acusan a Nissan de esconder propósitos de deslocalización, mientras que los trabajadores han convocado movilizaciones durante, al menos, toda esta semana.
-
¿Los despidos de Nissan encubren un plan de deslocalización?
Nissan presentó el pasado lunes oficialmente su decisión de despedir a 1.680 empleados de sus fábricas en las Zona Franca de Barcelona y Montcada. El fabricante nipón ha redactado una memoria que incluye esta medida, entre otras, para lograr reducir costes y mantener la competitividad.

La decisión ha sido duramente criticada por el sector sindical, que acusa a Nissan de esconder en sus propósitos un plan de deslocalización. Por este motivo, la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT) ha solicitado la supresión de los despidos a la marca, instando a su dirección a que sustituya el ERE por ceses temporales de empleo y jubilaciones anticipadas para los mayores de 55 años.

Según informa EFE, los representantes de esta facción de UGT aseguran que ‘la multinacional japonesa está jugando una partida peligrosa con los trabajadores al haber optado por una solución traumática que no tiene vuelta atrás y que supone una clara estrategia de deslocalización, además del principio del fin para las plantas españolas’.

Nissan argumenta que son numerosos los factores que les ‘obligan’ a suprimir más de un millar de empleos. Las principales causas que alegan son el absentismo laboral, que se contabiliza en un 7,85 por ciento (el mayor respecto a sus competidores en territorio español); los elevados costes salariales, los cuales alcanzaron en junio de este año los 29.417 euros por trabajador, una cifra también superior a los de otras marcas como Ford (26.350 euros), Seat (25.141 euros), Renault (24.612 euros) o General Motors (24.066 euros), y la acumulación en stock de automóviles que casi han agotado su ciclo de vida.

Así mismo, exponen otros motivos que han incidido de manera definitiva en las pérdidas millonarias que están experimentando en los últimos meses. La primera, y evidente, es la situación económica que asola el país, lo que supone, a su vez, el encarecimiento de las materias primas, la recesión financiera y el cambio de las preferencias de los consumidores.

Basándose en estos argumentos, Nissan pondrá en la calle a 1.288 operarios a finales del presente año y a los 392 restantes en septiembre de 2009.

Las protestas ante la decisión definitiva del fabricante nipón se han sucedido a lo largo de esta semana. Los trabajadores se manifestaron ayer frente a las oficinas de la marca en Barcelona. La desesperación de los empleados ha tornado hacia el radicalismo: piedras, botellas de vidrio, huevos e incluso las vallas que separaban a los manifestantes del edificio fueron arrojadas contra éste. Y lo de ayer fue sólo el principio: hoy mismo, los trabajadores pretenden manifestarse frente al parlamento catalán.

Ante las críticas de los sindicatos y la disconformidad de sus empleados, Nissan ha intentado aplacar el descontento anunciando hoy la posibilidad de reingresar a los trabajadores en un plazo de dos años, siempre y cuando la situación económica se haya normalizado.

Según informa elPeriodico.com, el plan social que acompaña el ERE prevé la creación de una ‘bolsa de contratación’ en la que podrán inscribirse las personas despedidas. Esto supone para los que decidan adherirse a éste la reducción de la indemnización al 50 por ciento y, si en el plazo estimado por la compañía no han vuelto a ser contratados, se les abonará el restante 50 por ciento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.