Publicidad

Se multiplican las multas y caen los auxilios en carretera de la Guardia Civil

Un análisis de los boletines estadísticos de 2004 a 2016 revela que, mientras el número de multas crece, las asistencias en carretera caen drásticamente.
Carlos Cuesta Chanes -
Se multiplican las multas y caen los auxilios en carretera de la Guardia Civil

La brecha entre el número de veces que los agentes de la Guardia Civil imponen sanciones y las que intervienen auxiliando a un conductor en carretera es cada vez mayor. Según un análisis de las estadísticas de las que dispone el cuerpo, si en 2010  hubo 1,8 millones de multas, en 2015 su número ascendió a 2,3 millones. Ello a pesar de que el número de patrullas, kilometraje y horas de servicio realizadas por los agentes ha descendido considerablemente: de 733.628 patrullas y 11,2 millones de horas de servicio en 2010 a 562.743 y 8,5 millones, respectivamente, en 2015.

Este descenso del servicio sí ha afectado, y mucho, al número de ocasiones en las que los agentes acuden a auxiliar a un conductor: en 2010 ascendieron a 1,2 millones; en 2015, bajaron espectacularmente a 193.600.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) se ha hecho eco de estos datos, y ha emitido un comunicado en el que asegura que una decisión política interna impone un número de sanciones a los agentes de Tráfico. Existe un complemento salarial de entre 150 y 200 euros vinculado exclusivamente al número de multas emitidas, con lo que se estaría incentivando que se sancione a los conductores. Esto sucede desde que entró en vigor el Régimen de Actuaciones Individuales en 2011. Hasta entonces, el número de multas y auxilios iba en paralelo y constante. En 2010, el último año antes de que se implantara este régimen, hubo una media mensual de 120.000 auxilios y 95.000 sanciones. El año en que la brecha entre unos y otras fue mayor, 2014, se alcanzó 135.000 multas y 15.000 asistencias mensuales.

Estos datos han sido recogidos por la AUGC para denunciar el ‘desastroso reparto de la productividad en la Guardia Civil, que premia a los mandos que permanecen cómodamente en sus despachos mientras que desprecia a los agentes que trabajan en la carretera, asumiendo riesgos y afrontando las inclemencias meteorológicas’. El portavoz de la asociación, Juan Fernández, vincula todo esto al afán recaudatorio de la Dirección General, y destaca la repercusión directa en la seguridad de los ciudadanos que tiene la caída del número de asistencias en carretera.

También te puede interesar

‘Soy Guardia Civil y he tenido que patrullar con coches en malas condiciones’

La Guardia Civil invierte más de 3 millones de euros en 110 nuevos coches

La Guardia Civil de tráfico, molesta con la televisión y con Carlos Baute

Anécdotas al volante: a la Guardia Civil le gustan los coches deportivos

Piden 5 años de cárcel para un Guardia Civil por inventarse multas

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.