Publicidad

El hombre que levita sobre una alfombra voladora (vídeos y fotos)

Ocho pesados propulsores de gasolina, un chasis de tubos de celosía, un simple asiento y un mando radiocontrol de aficionado. ¿Qué podría salir mal?
Carlos Cuesta Chanes -
El hombre que levita sobre una alfombra voladora (vídeos y fotos)

Es un ingeniero sueco y ha construido una suerte de alfombra voladora. Desde luego, hay que ser valiente para subirse a ella.

Hoy en día, la aviación es uno de los medios de transporte más seguros que existen. Pero hace solo 113 años, cuando los hermanos Wright estaban haciendo sus primeros vuelos a motor, sucedía justo lo contrario.

La gesta de los hermanos Wright fue una afortunada combinación de ciencia, locura y dos hombres dispuestos a asumir unas enormes dosis de riesgo. Estaban apostando el todo por el todo: o los cálculos, los diseños y la ejecución de todo el proyecto eran correctos, o se iban a precipitar desde muchos metros de altura y morir. Y no hubieran sido los primeros.

Reconforta saber que este espíritu romántico ha pervivido hasta nuestros días, y de vez en cuando nos encontramos vídeos de valientes como el que nos ocupa que, sin muchas probabilidades de éxito, arriesgan su integridad física al subirse a bordo de artefactos como el que nos ocupa. Porque el sueño de volar ha sido uno de los más persistentes en la historia de nuestra especie.

Da miedo ver los intentos de despegar de este sueco. Su plataforma voladora usa ocho motores de gasolina adosados a una estructura hecha de tubos de celosía. Sobre ella, tan solo un ligero asiento.

Insisto: son motores de combustión. ¿Los beneficios de esta elección frente a motores eléctricos? Está claro: te da la oportunidad de acarrear litros y litros de combustible y aprendes a repostar rápidamente.

Vamos con los inconvenientes: gran incremento de la complejidad mecánica, líquido inflamable a bordo, mucho calor y el simple hecho de que los motores de gas no son muy adecuados para un trabajo como el de mantener una plataforma voladora estable. Tienen una respuesta al acelerador más lenta, lo cual no es poco cuando tienes un controlador de vuelo tratando de hacer cientos de ajustes de velocidad por segundo para conseguir que el artefacto se mantenga horizontal en el aire. Además, los ajustes del acelerador generan diferentes cantidades de potencia dependiendo de lo rápido que estén girando el motor.

Todavía no son muchos vuelos los que ha hecho nuestro intrépido ingeniero. En uno de ellos, el artefacto acabó muy mal parado, como se puede ver en el vídeo. Afortunadamente, él estaba controlándolo con los pies en la tierra, a cierta distancia, lo que le permitió salir ileso.

No contento con eso, y tras los pertinentes ajustes y reparaciones, ha lanzado a la red un nuevo vídeo en el que se le ve, esta vez sí, sentado a bordo del invento, y volando a alturas de hasta 4,5 metros. ‘Es una sensación de volar verdaderamente agradable’, dice a la cámara.

Para el común de los mortales, el artefacto parece una alfombra voladora, y hace un ruido infernal. Quizá sea eso, y el respeto a sus vecinos, la razón por la que este ingeniero sueco se va en medio de ningún sitio a hacer sus pruebas de vuelo. A juzgar por la forma en que graba los vídeos, todo apunta a que opera la cámara él mismo, lo que indica que va solo. Es decir, que si algo va mal –esperemos que eso no pase- no tiene a nadie para que recoja lo que quede de él y lo lleve al hospital.

También te puede interesar

El motor EcoBoost de Ford propulsa… ¡un monopatín! (vídeo)

El monopatín volador que alcanza los 150 km/h (vídeo)

Aeromobil, el coche volador listo ¡en 2017! (vídeo y fotos)

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.