Publicidad

Asfalto que absorbe la contaminación

El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha un experimento piloto para reducir la contaminación de los coches. La Calle Martín de los Heros cuenta con un tipo de asfalto, basado en un nuevo material –el noxer-, que absorbe los gases emitidos por los tubos de escape de los vehículos.
-
Asfalto que absorbe la contaminación

Dentro de la campaña ‘Madrid pavimenta Madrid’, el Departamento de Obras y Espacios Públicos del consistorio de la capital, ha puesto en marcha un experimento piloto por el que se pretende reducir la cantidad de gases contaminantes que emiten a diario los tubos de escape de los coches. En una de la calles de la ciudad, concretamente en la Calle Martín de los Heros, se ha pavimentado la vía con un nuevo material denominado noxer, cuya composición es la siguiente.

En el noxer se usa un compuesto muy líquido formado por óxido de titanio y que se ubica en la parte porosa del betún. Gracias a los rayos ultravioletas procedentes del sol, se produce la llamada fotocatálisis, una reacción química por la que los óxidos nitrosos que emiten los tubos de escape se transforman. Parte de éstos se depositan en el propio asfalto, por lo que de esta forma no se quedan en el aire, y por tanto, suben hasta la atmósfera. Por ello, al depender en gran medida en esta reacción química de los rayos del sol, cuanto mayores sean las condiciones lumínicas, mayor será también el porcentaje de eliminación de los gases emitidos por los tubos de escape de los coches. En días muy soleados, se podría eliminar hasta el 90 por ciento de estos gases, mientras que en días con una luz más tenue se eliminarían en torno un 70 por ciento.

En otras ciudades europeas como París, Londres o Milán, algunas de sus calles ya han sido asfaltadas con el noxer.

La delegada de Obras y Espacios Públicos del Ayuntamiento de Madrid, Paz González, explicó las características de este nuevo asfalto, el noxer: ‘La capa queda adherida al pavimento y produce una reacción en contacto con la luz que permite que, cuando pasan los automóviles liberando gases, se produzca una transformación quedando adheridos esos gases al pavimento. En el momento en el que las calles se limpian con el baldeo o con el agua de la lluvia el residuo se va por las alcantarillas quedando otra vez el producto en plenas condiciones para repetir la misma función’.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.