Publicidad

Antes de salir: lista de verificación de los neumáticos en vacaciones

Has estado esperando tus merecidas vacaciones y por fin ha llegado el momento. Es fundamental comprobar que tu coche esté listo para el viaje, pero ¿qué pasa con los neumáticos? Aquí tienes nuestra guía práctica de comprobaciones para que puedas sentirte seguro y salir de viaje sin peligro.
-
Antes de salir: lista de verificación de los neumáticos en vacaciones
Comprueba tus neumáticos una semana antes de irte (o al menos unos días antes) para que, si detectas algún problema como desgaste, una fuga lenta de aire o un pinchazo, tengas tiempo de solucionarlo.
Comprueba visualmente si hay signos de desgaste, y revisa la banda de rodamiento con un medidor de profundidad o a simple vista, buscando el testigo de desgaste del neumático. Realiza comprobaciones en diferentes puntos del neumático. En los signos de desgaste se incluyen cortes, bultos, escalones y planos. Si detectas un desgaste anormal o una diferencia en el desgaste entre dos neumáticos del mismo eje, por favor consulta a un profesional de los neumáticos. Si tus neumáticos han alcanzado el límite legal o técnico de desgaste, será necesario desmontarlos y cambiarlos. Comprobar la presión es fundamental. Si tus neumáticos no tienen la presión adecuada que se indica en el manual de usuario del coche, tu vehículo se comportará de forma diferente y esto puede provocar accidentes. ¡Así que vete a un taller especializado o una estación de servicio y verifica este punto! La presión correcta proporcionará a tus neumáticos mayor seguridad, una vida útil más larga y un consumo de carburante óptimo. Si la presión de tus neumáticos está 0,5 bares por debajo de la presión correcta, su vida útil puede reducirse hasta 8000 km. Si tus neumáticos están entre 1 y 2 bares por debajo de la presión correcta, te arriesgas a sufrir accidentes a causa de reventones, un menor agarre a la carretera y distancias de frenado más largas en suelo mojado. Los neumáticos poco inflados pueden causar aumentos de temperatura anormales, el reventón de un neumático u otros daños irreversibles. Una presión baja también aumenta enormemente el riesgo de aquaplaning. En pocas palabras, no es seguro. Es mejor comprobar la presión cuando los neumáticos están fríos. Si no puedes, añade 0,3 bares a la presión recomendada. Debido a que la presión aumenta con la temperatura, un neumático caliente nunca debe desinflarse. Recuerda, consulta siempre la presión recomendada en el manual de usuario de tu coche. Cuando se trata de tus neumáticos, no debes dejar nada al azar. Así que la próxima vez que necesites cambiarlos, piensa en lo que más importa: seguridad, longevidad y ahorro de energía. Hay neumáticos en el mercado que te ofrecen un excelente equilibrio en el rendimiento de todos estos factores clave. Disfruta de tus vacaciones con la seguridad de que tus neumáticos están listos para marcharse como tú. ¡Todo lo que necesitas hacer es terminar el equipaje y salir a la carretera! Más consejos en michelin.es
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.