El aire acondicionado, posibles problemas

En pleno verano y con una ola de calor como la que nos amenaza este próximo fin de semana, el aire acondicionado se hace más necesario que nunca en nuestros coches. Pero, ¿qué debemos tener en cuenta para no quedarnos sin él en el momento más inoportuno? Todas las claves, aquí.
-
El aire acondicionado, posibles problemas
El aire acondicionado, posibles problemas

Sigamos o no esta serie de consejos que vienen a continuación, nunca estamos exentos de posibles problemas en el sistema de aire acondicionado, y en cualquier momento podemos observar que éste deja de funcionar como debería. Puede haber multitud de motivos por los que esto sucede, los cuales además no son siempre fáciles de identificar. Los más comunes pueden ser los siguientes:

  • En primer lugar puede ser que el refrigerante esté a un nivel bajo. No es una avería en sí, ya que con una simple recarga puede seguir funcionando perfectamente.
  • Otra causa puede ser que el condensador esté sucio. Este dispositivo del sistema suele ir incorporado justo enfrente del radiador, con lo que no es extraño que se llene de hojas, insectos y demás suciedad que reciba al circular por carretera. Si esta es la causa, una limpieza con aire a presión podría solucionar los problemas.
  • Otro elemento que puede fallar es el ventilador de refrigeración del condensador. El condensador suele traer su propio ventilador eléctrico aparte, aunque si el problema es de carácter mecánico, nos veremos obligados a llevar el coche al taller para la reparación del sistema.

Es muy importante revisar nuestros sistemas de climatización o aire acondicionado con tiempo suficiente antes de emprender un viaje en pleno verano, para evitar quedarnos sin él en el peor momento del año. Recordemos una vez más que con temperaturas extremas de calor no estamos hablando de un “lujo”, sino de un elemento que va a hacer la conducción más segura.

“El sistema de aire acondicionado de nuestro coche, así como el resto de los elementos mecánicos, necesita su mantenimiento para que tenga un buen rendimiento y una larga vida. Se considera normal una pérdida anual de hasta un 10% del refrigerante del sistema por evaporación natural, por lo que cada dos años conviene revisar y recargar el sistema. El cambio del refrigerante implica también la renovación de componentes que evitan la acidificación y oxidación, las cuales pueden afectar al compresor y demás elementos del sistema.

La sustitución periódica del filtro de aire del habitáculo se recomienda cada 15.000 kilómetros, y la desinfección del sistema de climatización son operaciones que debemos incluir en el mantenimiento del vehículo. Una desinfección básica podríamos llevarla a cabo nosotros con aerosoles que se comercializan para ello, aunque convendría alternarla con alguna realizada más a fondo por un profesional”.

Trucos de mantenimiento